Rotación de activos

La rotación de activos es un indicador financiero que determina la eficiencia de la empresa en la administración y gestión de sus activos.

Qué es la rotación de activos.

La rotación de activos es la razón financiera que se utiliza para identificar qué tan rápido los activos de la empresa se realizan.

La generación de recursos y efectivo, depende en gran medida de la gestión del activo, lo que implica la capacidad de la empresa para rotarlos, realizarlos o venderlos.

La rotación de activos se da en días, es decir que la rotación de los activos está diciendo cada cuántos días los activos de la empresa se están convirtiendo en efectivo.

Fórmula para calcular la rotación de activos.

La fórmula es la siguiente:

Ventas/Activos = Veces

Ejemplo

Supongamos los siguientes valores:

Ventas en el 2019  100.000.000
Activos en el 2019  20.000.000
Rotación  100.000.000/20.000.000 = 5

Quiere decir que en un año los activos rotan 5 veces, lo que podemos traducir a días dividiendo 360 entre 5 y tendremos que los activos rotan cada 72 días.

Este mismo procedimiento se puede realizar para determinar la rotación de los activos fijos y de los activos corrientes, algo que es recomendable por cuanto el activo total da un resultado muy generalista que resulta poco útil, siendo necesario desglosar cada partida como por ejemplo inventarios y cartera, dos de los elementos más sensibles del activo.

Clasificación de los activos para determinar su rotación.

En lugar de calcular la rotación de activos en su totalidad, se recomienda analizarla por categorías, como activos corrientes y activos fijos. Los activos corrientes, debido a su naturaleza orientada a la venta, deben tener una rotación más alta que los activos fijos, que suelen rotar menos o incluso permanecer inmóviles durante largos períodos. Esto permite una evaluación más precisa de la eficiencia en la gestión de activos.

En nuestro ejemplo se ha determinado la rotación total de activos, pero es importante separar el análisis de los activos corrientes, principalmente, debido a que por su naturaleza son activos que deben tener una mayor rotación, puesto que son activos que precisamente están dedicados para la venta, lo que obliga a busca la máxima rotación posible.

Considerado que cada tipo de activo tiene un comportamiento y objetivo diferente, lo ideal es determinar una rotación individual según la clase de activo.

Rotación de activos totales.

La rotación de activos totales es un indicador financiero que evalúa la eficiencia con la que una empresa utiliza todos sus activos para generar ingresos. Este indicador mide cuántas veces, en un período determinado, los activos totales de la empresa se convierten en ventas o ingresos. En otras palabras, la rotación de activos totales muestra la frecuencia con la que la empresa está moviendo y generando valor a partir de todos sus activos, tanto los activos corrientes (como inventarios y cuentas por cobrar) como los activos fijos (como propiedades, equipos y maquinaria).

La fórmula para calcular la rotación de activos totales es la siguiente: Rotación de Activos Totales = Ventas Totales / Promedio de Activos Totales

Donde «Ventas Totales» representa los ingresos generados por la empresa durante un período determinado, y "Promedio de Activos Totales" se calcula tomando el promedio de los valores de activos totales al inicio y al final del mismo período.

Como se observa, es la misma situación que la rotación de activos como tal, puesto que los dos casos se toman las ventas y los activos, que por supuesto son los totales de cada concepto.

Interpretación de la rotación de activos.

La rotación de activos indica la duración promedio que un activo permanece en manos de la empresa. Para los activos fijos, es común que la rotación sea baja o nula, ya que su función principal no es generar ingresos directamente, sino respaldar las operaciones a largo plazo.

Sin embargo, en el caso de los activos corrientes, como inventarios y cuentas por cobrar, una alta rotación es deseable, ya que significa que la empresa está vendiendo sus productos y recuperando dinero de manera eficiente. Un activo que permanece inactivo representa un capital inmovilizado que podría utilizarse de manera más productiva, como para pagar deudas costosas o invertir en oportunidades rentables.

Capacidad ociosa.La capacidad ociosa es aquella capacidad de producción o de operación que no está siendo utilizada y que no genera ningún beneficio.

En el caso de los activos movibles entre menos tiempo estén en almacén más productivos son, en la medida en que se requiere menor capital para financiarlos.

Es como quien tiene en el almacén productos que duran meses en ser vendidos, en tanto hay productos que se venden en uno o dos días. Es evidente que la empresa no debe tener esos activos que no se venden a no ser que su naturaleza sea precisamente de baja rotación, como pueden ser los vehículo o productos de alto costo que se venden poco.

En resumen, entender y analizar la rotación de activos es crucial para evaluar la eficiencia de una empresa en la gestión de sus recursos. La clave está en adaptar el análisis a las diferentes categorías de activos y buscar un equilibrio óptimo entre la rotación y la rentabilidad.

Guía Laboral 2024

Conozca sus derechos y obligaciones laborales como trabajador o como empleador, y evítese problemas. Ver más.

Forma de citar este artículo (APA):

Gerencie.com. (2023, septiembre 7). Rotación de activos [Entrada de blog]. Recuperado de https://www.gerencie.com/rotacion-de-activos.html

Recomendados.

Deje su opinión o su pregunta.
Trataremos de darle respuesta.

Regístrese para informarle cuando se responda su pregunta.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.