Actos mercantiles – ¿Cuáles son?

Los actos mercantiles tienen relevancia en la medida en que en ocasión a ellos se identifica sin una persona natural o jurídica es comerciante o no, y en función de ello pueden derivarse algunas obligaciones legales.

Qué es un acto mercantil.

comercio

Un acto mercantil es una actividad económica que la ley ha considerado como un acto de comercio.

La economía y la sociedad se desarrollan mediante el ejercicio de actividades económicas, y ese ejercicio se hace mediante actos mercantiles, que hace fluir el comercio, la economía, los servicios, etc.

Cuáles son la actividades mercantiles.

En Colombia, el artículo 20 del código de comercio enuncia una serie de actividades que considera como mercantiles:

  1. La adquisición de bienes a título oneroso con destino a enajenarlos en igual forma, y la enajenación de los mismos.
  2. La adquisición a título oneroso de bienes muebles con destino a arrendarlos; el arrendamiento de los mismos; el arrendamiento de todo clase de bienes para subarrendarlos, y el subarrendamiento de los mismos.
  3. El recibo de dinero en mutuo a interés, con garantía o sin ella, para darlo en préstamo, y los préstamos subsiguientes, así como dar habitualmente dinero en mutuo a interés.
  4. La adquisición o enajenación, a título oneroso, de establecimientos de comercio, y la prenda, arrendamiento, administración y demás operaciones análogas relacionadas con los mismos;
  5. La intervención como asociado en la constitución de sociedades comerciales, los actos de administración de las mismas o la negociación a título oneroso de las partes de interés, cuotas o acciones.
  6. El giro, otorgamiento, aceptación, garantía o negociación de títulos-valores, así como la compra para reventa, permuta, etc., de los mismos.
  7. Las operaciones bancarias, de bolsas, o de martillo.
  8. El corretaje, las agencias de negocios y la representación de firmas nacionales o extranjeras.
  9. La explotación o prestación de servicios de puertos, muelles, puentes, vías y campos de aterrizaje.
  10. Las empresas de seguros y la actividad aseguradora.
  11. Las empresas de transporte de personas o de cosas, a título oneroso, cualesquiera que fueren la vía y el medio utilizados.
  12. Las empresas de fabricación, transformación, manufactura y circulación de bienes.
  13. Las empresas de depósito de mercaderías, provisiones o suministros, espectáculos públicos y expendio de toda clase de bienes.
  14. Las empresas editoriales, litográficas, fotográficas, informativas o de propaganda y las demás destinadas a la prestación de servicios.
  15. Las empresas de obras o construcciones, reparaciones, montajes, instalaciones y ornamentaciones.
  16. Las empresas para el aprovechamiento o explotación mercantil de las fuerzas o recursos de la naturaleza.
  17. Las empresas promotoras de negocios y las de compra, venta, administración, custodia o circulación de toda clase de bienes.
  18. Las empresas de construcción, reparación, compra y venta de vehículos para el trasporte por tierra, agua y aire, y sus accesorios.
  19. Los demás actos y contratos regulados por la ley mercantil.

No son todas actividades mercantiles que existen, pues la evolución social, económica y tecnológica hace que las actividades mercantiles sean dinámicas, y cada día surgen nuevas formas de hacer comercio.

Actividades que no son mercantiles.

La ley ha dispuesto que ciertas actividades no tengan la connotación de mercantiles, aunque en esencia lo sean, y están señaladas en el artículo 23 del código de comercio:

  • La adquisición de bienes con destino al consumo doméstico o al uso del adquirente, y la enajenación de los mismos o de los sobrantes;
  • La adquisición de bienes para producir obras artísticas y la enajenación de estas por su autor;
  • Las adquisiciones hechas por funcionarios o empleados para fines de servicio público;
  • Las enajenaciones que hagan directamente los agricultores o ganaderos de los frutos de sus cosechas o ganados, en su estado natural. Tampoco serán mercantiles las actividades de transformación de tales frutos que efectúen los agricultores o ganaderos, siempre y cuando que dicha transformación no constituya por sí misma una empresa, y
  • La prestación de servicios inherentes a las profesiones liberales.

Esta calificación tiene incidencia a la hora de calificar como comerciante a una persona, de manera que si una persona desarrolla profesionalmente cualquiera de estas actividad, seguirá siendo calificado como no comerciante.

Importancia de diferenciar los actos mercantiles de los que no lo son.

Los actos mercantiles son los que califican como comerciantes a las personas, por lo tanto, tener claro cuándo se está ejerciendo un acto mercantil y cuándo no, resulta de importancia, pues de allí se pueden derivar ciertas obligaciones legales, que, de no cumplirse, puede llevar a la imposición de sanciones.

Quiénes son comerciantes y qué obligaciones tienen

Recordemos que los comerciantes tienen una serie de obligaciones, especialmente si ejercen su actividad por medio de un establecimiento de comercio abierto al público.

Así que cuando desarrollamos cualquier actividad económica, o prestamos cualquier servicio, debemos saber si se trata de una actividad mercantil, pues des serlo, debemos cumplir con los requisitos que exige a ley para cada caso.

Requisitos para la apertura de un establecimiento de comercio

Se debe tener presente que la calidad de comerciante se adquiere cuando se cumplen dos condiciones:

  1. Se ejerce una actividad mercantil.
  2. Se ejerce de forma profesional.

Si se ejerce una actividad mercantil de forma ocasional, esporádica, no adquirimos la calidad de comerciante.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Ruben Dice:

    Excelente información y muy útil como herramienta de trabajo.
    Mis felicitaciones.

    Cordialmente y que Dios los colme de bendiciones.

    Ruben Dario Velasquez A.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.