Contrato de prenda comercial sin tenencia del acreedor

El contrato de prenda comercial  puede ser con tenencia de la cosa dada en prenda al acreedor o sin tenencia de esta por parte de este mismo, para que se grave en prenda una cosa mueble y que el deudor de la obligación conserve la tenencia, es necesario que se trate de bienes utilizados para una explotación económica o destinados a ella.

Esta clase de prenda puede constituirse a través de contrato por acto privado pero, respecto a los efectos antes terceros esto solo se darán a partir de su inscripción en el registro mercantil.

El artículo 1209 del código de comercio establece unas especificaciones mínimas que debe expresar el contrato de prenda sin tenencia, los cuales son los siguientes:

  • Nombre y domicilio del deudor y el acreedor.
  • El monto de la obligación que se garantiza, la naturaleza fecha y los intereses si se pactaron.
  • Plazo de vencimiento de dicha obligación.
  • Explicación de las circunstancias que sirvan para la identificación de la cosa o cosas gravadas con la prenda.
  • El lugar en donde se encuentra la cosa gravada y donde deberá permanecer.
  • Expresar a quien pertenece la cosa gravada, si al deudor o a un tercero.
  • En caso de que la cosa gravada este asegurada, se debe indicar la fecha, valor y el asegurador.

La prenda sin tenencia es la figura jurídica a través de la cual el deudor de una obligación garantiza el cumplimiento de esta, permitiendo que se establezca un gravamen sobre una cosa mueble que se utiliza para la explotación económica y por esta razón la tenencia del bien la conserva el deudor y no  pasa al acreedor.

La conservación de la cosa dada en prenda le corresponde al deudor, el cual es responsable de la pérdida o deterioro de esta, el código de comercio en su artículo 1212 establece que el deudor tendrás las obligaciones y responsabilidades del depositario, es decir, que este responderá hasta de la culpa leve según lo establecido en el artículo 1171, el cual dice lo siguiente:

«El depositario responderá hasta de culpa leve en la custodia y conservación de la cosa. Se presumirá que la pérdida o deterioro se debe a culpa del depositario, el cual deberá probar la causa extraña para liberarse.»

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.