Contrato de prenda

Por   27/10/2017

El contrato de prenda es un contrato mediante el cual una parte entrega a la otra un bien inmueble como garantía por un crédito o deuda.

Es el ejemplo del televisor que se empeña para que nos presten un determinado dinero. Allí se deja el televisor en la prendería como garantía del dinero que nos han prestado.

Respecto a la definición del contrato de prenda dice el código civil en su artículo  2409:

«Por el contrato de empeño o prenda se entrega una cosa mueble a un acreedor para la seguridad de su crédito.

La cosa entregada se llama prenda.

El acreedor que la tiene se llama acreedor prendario.»

El contrato de prenda se perfecciona una vez el deudor entrega el bien inmueble al acreedor, y no requiere ser elevado a escritura pública sino que es suficiente documento privado suscrito entre las partes.

La prenda no implica la transferencia del dominio. Sólo se entrega el bien en custodia o depósito.

El acreedor prendario recibe el objeto empeñado en calidad de depositario, de modo que no puede disponer del objeto como si fuera suyo. Sólo podrá hacer uso del bien o beneficiarse de él, si el deudor lo autoriza.

Sólo los bienes muebles se pueden entregar en prenda. No es posible entregar en prenda una vivienda o una finca.

El prendario, es decir, quien recibe el mueble en prenda, debe resguardarlo para que no se deteriores, no se destruya ni se pierda.

¿Qué sucede si el deudor no paga la deuda?

Si el deudor no paga la deuda, el acreedor prendario puede pagarse con lo obtenido por la venta del mueble, que según el artículo 2422 del código civil debe hacerse mediante subasta:

«El acreedor prendario tendrá derecho de pedir que la prenda del deudor moroso se venda en pública subasta, para que con el producido se le pague; o que, a falta de postura admisible, sea apreciada por peritos y se le adjudique en pago, hasta concurrencia de su crédito; sin que valga estipulación alguna en contrario, y sin perjuicio de su derecho para perseguir la obligación principal por otros medios.

Tampoco podrá estipularse que el acreedor tenga la facultad de disponer de la prenda, o de apropiársela por otros medios que los aquí señalados.»

Si observamos lo que sucede en realidad, las prenderías o casa de empeño nunca actúan conforme a la norma, puesto que allí no se celebra subasta alguna,  sino que simplemente se ofrecen al público los objetos que se quedaron como garantía de una deuda no pagada.

Es importante anotar que si el valor del objeto entregado en prenda no alcanza para cubrir la deuda, el resultado de la venta se imputa primero a los intereses y gastos relacionados con la venta o subasta, y el excedente se abona al capital.

Además, el acreedor prendario puede perseguir por otros medios la satisfacción total del crédito.

Así, si el televisor que se dejó empeñado no alcanza para pagar la deuda, la prendería perfectamente puede iniciar un proceso judicial para conseguir el pago del resto de la deuda.

La razón por la que una prendería nunca lo hace, es porque generalmente proceden al margen de la ley en el sentido de cobrar intereses por encima de los autorizados por la ley, y además siempre prestan mucho menos de lo que vale el objeto empeñado para asegurarse una ganancia razonable.

¿El deudor puede vender el objeto que ha empeñado?

Como la prenda no implica transferencia de dominio, ni restricción alguna del dominio como sucede con la hipoteca, el deudor puede vender el objeto que ha dejado empeñado en la prendería, y en tal caso se debe proceder conforme el artículo 2429 del código civil:

«Si el deudor vendiere la cosa empeñada, el comprador tendrá derecho para pedir al acreedor su entrega, pagando o consignando el importe de la deuda por la cual se contrajo expresamente el empeño.

Se concede igual derecho a la persona a quien el deudor hubiere conferido un título oneroso para el goce o tenencia de la prenda.

En ninguno de estos casos podrá el primer acreedor excusarse de la restitución, alegando otros créditos, aún con los requisitos enumerados en el artículo 2426.»

Sucede que el artículo 2426 del código civil dispone que si el deudor paga la deuda por la que empeñó el objeto, el acreedor puede retener el objeto si existe otra deuda pendiente de pago, de manera que vender el objeto empeñado es una forma de “hacerle conejo” al artículo 2426 del código civil.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

3 Opiniones
  1. David dice:

    En cuanto tiempo prescribe el derecho de prenda sin tenencia sobre un vehiculo que el acreedor no ha hecho valer como garantia, es decir, al cuanto tiempo se puede pedir el levantamiento de la prenda judicialmente. Gracias.

  2. CRISTIAN dice:

    AMIGO MI NOMBRE ES CRISTIAN ROMERO PARA COLABORARLE ME PODRIA COMUNICAR A LA DIRECCION DE CORREO O AL CELULAR 311 8 01 67 92

  3. Vanessa dice:

    ola lo que pasa k yo okupaba dinero i le pedi a un amiigo mio que si me hacia el favor de empeñar mi celular por mi .. i lo hiizo pero desgrasiadamente el aoriita se encuenta deteneiido por x razon i yo kiero recuperar mi cel se pooede _ o k tenngo hacer

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.