Declaración de renta por fracción de año

Todo contribuyente debe presentar la declaración de renta por fracción de año cuando la empresa o la sucesión se liquidan en el transcurso del año.

Casos en que se declara por fracción de año.

fraccion-tiempo

La declaración de renta por fracción de año es aquella declaración que se presenta luego de que la persona jurídica se liquida, lo que suele suceder en el trascurso del año, razón por la cual no se alcanza el periodo completo, sino apenas una fracción de año.

También se puede afirmar que la fracción de año se da cuando la persona jurídica nace en el transcurso del año, pero en tal caso como a 31 de diciembre del respectivo año hay continuidad de la vida jurídica del contribuyente, no tiene las mismas connotaciones que cuando la empresa se liquida a mitad de año, por ejemplo, caso en el cual el contribuyente desaparece hacia futuro, así que se declara común y corriente, sin marcar la casilla fracción de año.

La casilla de fracción de año se marca únicamente cuando se ha liquidado la persona jurídica o la sucesión ilíquida en el año en que se presenta la declaración.

Plazos para presentar la declaración de renta por fracción de año

Señalamos que la declaración por fracción de año se presenta cuando la empresa o la sucesión se liquidan en el año en que se presenta la declaración.

Por ejemplo, si la empresa se liquida en 2020, se debe presentar la declaración en el 2020, pero como aún la Dian no ha prescrito el formulario para la declaración del 2020, es preciso declarar en el formulario correspondiente a la declaración del 2019.

Por ello en el formulario de renta encontramos que su instructivo señala:

«Fracción año gravable siguiente: se registra con equis (X) esta casilla si la declaración corresponde a una fracción del año, en razón a la liquidación de un ente social o de una sucesión ilíquida de causante no residente.»

Entonces, la declaración de renta por fracción de año debido a la liquidación de la empresa o la sucesión líquida, se debe presentar en el mismo año en que se liquida, y no en los plazos para declarar normalmente, pues estos se cumplen en el año siguiente.

Por ejemplo, si la empresa se liquida en el 2020, los plazos para presentar la declaración del 2020 vencen en el 2021, así que la fracción de año del 2020 se debe presentar en el 2020.

No existe un plazo determinado para presentar la declaración por fracción de año, puesto que cada caso es individual y particular, y durante cualquier día del año se puede liquidar una empresa, de modo que, si liquida el 20 de junio de 2020, no existe un plazo que diga que se debe presentar en el mes siguiente, o en la semana siguiente.

Lo que ocurre es que para poder liquidar la empresa es preciso pagar todas sus obligaciones, y una de ellas es el pago de impuestos, por tanto, no se podrá formalizar la liquidación definitiva de la empresa hasta tanto no se declaren y paguen los impuestos correspondientes.

¿Existe fracción de año respecto a las personas naturales?

Lo anteriormente señalado aplica para las personas jurídicas, puesto que al liquidarlas desaparecen, tanto en lo relativo a su patrimonio como a la posibilidad de generar ingresos y gastos, pero no así para las personas naturales, pues estas no se liquidan, y si acaso fallecen, no es la fracción de año lo que procede, sino que pasa a ser una sucesión ilíquida que ya es otro tema.

Declaración de renta en sucesiones ilíquidas

Es así porque al fallecer la persona el patrimonio de esa persona sigue existiendo, y por tanto siguen existiendo las obligaciones tributarias relacionadas con ese patrimonio.

Sucede igual cuando una persona natural liquida un establecimiento de comercio. En tal caso, el establecimiento desaparece, pero como ese establecimiento jurídicamente no era independiente de la persona natural, sino que dependía y hacía parte del patrimonio de esta, entonces no procede la declaración por fracción de año.

¿Se debe pagar anticipo de renta en la declaración de fracción de año?

Aunque la norma de forma expresa nada dice, al liquidarse la empresa no tiene objeto pagar un anticipo en el impuesto de renta por un periodo gravable futuro que no existirá.

Anticipo en el impuesto de renta y complementarios

Aquí se puede afirmar que la obligación de pagar el anticipo desaparece por sustracción de materia: ¿Por qué pagar el anticipo de una obligación futura inexistente, por una obligación que desaparece al liquidarse la empresa?

En este caso es perfectamente posible omitir el pago del anticipo por inexistencia de la deuda que se supone se debe pagar anticipadamente en parte.

Ahora, si la fracción de año es por haber creado la empresa ya iniciado el año, sí se debe liquidar el anticipo de renta y complementario.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. hector Dice:

    buenos dias,
    tengo la siguiente consulta:
    una SAS que fue constituida inicialmente en el régimen ordinario en enero del 2019 y realizo actividades durante los meses (enero a abril en los que le aplicaron retención en la fuente y se aplico autoretencion) y en mayo se acogió al decreto 1650 de 2017 sobre la LA ZOMAC.
    mi pregunta es como debe realizar su declaración de renta?, ya que durante los meses de enero a abril le aplicaron retención en la fuente y se aplico autoretencion y a partir de mayo no se le retuvo por que ya estaba en el régimen de ZOMAC.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.