Deducción de costos y gastos de ejercicios anteriores

La norma fiscal colombiana no contempla la posibilidad de deducir del impuesto a la renta los costos y gastos que correspondan a periodos anteriores.

Causalidad entre el ingreso y el gasto de ejercicios anteriores.

gasto-ejercicio-anterior

Uno de los requisitos para que procedan fiscalmente los costos y deducciones que tengan relación de causalidad con el ingreso.

Señala el primer inciso del artículo 107 del estatuto tributario:

«Son deducibles las expensas realizadas durante el año o período gravable en el desarrollo de cualquier actividad productora de renta, siempre que tengan relación de causalidad con las actividades productoras de renta y que sean necesarias y proporcionadas de acuerdo con cada actividad.»

La expensa necesaria debe tener relación de causalidad con la actividad que genera la renta o el ingreso, de modo que a un ingreso del año 2020 no se le puede imputar un costo del año 2019, pues no tendría relación de causalidad.

La causalidad significa que todo evento necesariamente tiene una causa que lo origina. En este caso es producto de un costo o un gasto, o que un gasto o un costo tiene como como consecuencia la generación de un ingreso. Para poder obtener un ingreso se debió haber incurrido en un costo o gasto, o se incurre en un costo o gasto con la esperanza de obtener un beneficio (ingreso).

Como el impuesto de renta es un impuesto de periodo, es decir, que se declara lo que ha ocurrido en un año determinado, no puede haber causalidad entre un ingreso de un periodo y un gasto de otro periodo. Tantos los ingresos como los costos y gastos deben corresponder a un mismo periodo gravable.

Requisitos de la factura para soportar costos y deducciones

Factura del periodo siguiente no significa gasto del periodo anterior.

Históricamente la norma fiscal colombiana dificultó la deducción de facturas que correspondían a periodos anteriores, sólo porque la factura tenía como fecha un periodo diferente.

Cuando se hacía una compra en diciembre y el proveedor emitía la factura en enero del siguiente año, era traumático para el contribuyente porque tenía un gasto de un periodo y una factura de otro periodo, pero esa situación cambió con la ley 1819 de 2016 que adicionó el parágrafo segundo al artículo 771-2 del estatuto tributario:

«Sin perjuicio de lo establecido en este artículo, los costos y deducciones efectivamente realizados durante el año o período gravable serán aceptados fiscalmente, así la factura de venta o documento equivalente tenga fecha del año o período siguiente, siempre y cuando se acredite la prestación del servicio o venta del bien en el año o período gravable.»

Con esta norma no tiene porqué haber un gasto o costo de periodos anteriores si la factura tiene fecha del periodo siguiente, pues el costo o gasto se debe reconocer en el año en que se realizaron, así la factura no se haya expedido.

Un costo o gasto puede ser soportado por una factura que tenga una fecha posterior. Por ejemplo, un gasto incurrido en el 2019 se puede declarar en el 2019 y la factura con fecha de 2020 es válida como soporte de dicho gasto.

Facturas de periodos o años anteriores – ¿Qué hacer?

Qué hacer con los costos y gastos de periodos anteriores.

Un costo o gasto de periodos anteriores corresponde a gastos o costos en que se incurrieron en un periodo anterior y que no fueron reconocidos y declarados en ese periodo.

Si en el 2019 hicimos una compra que se olvidó declarar en el 2019 no podemos declararla en el 2020; el procedimiento a seguir es corregir la declaración del 2019 para incluir esa compra.

Esto nos lleva a concluir que en ningún caso son procedentes los costos o gastos de periodos anteriores.

Recordemos una vez más que lo que convierte un concepto en un costo o gasto del ejercicio anterior no es la factura en sí, sino la fecha en que se realiza el hecho económico facturado.

Una compra del 2019 con factura del 2019, será un gasto de periodos anteriores con respecto al 2020.

Una compra del 2019 con un factura del 2020, sigue siendo un gasto del ejercicio anterior con respecto al 2020.

Hacer las cosas como debe ser.

Por lo anterior, siempre que se incurra en un costo o gasto debe reconocerlo, causarlo o contabilizarlo de inmediato, incluso si aún no le ha llegado la factura.

Si espera a que la factura llegue para proceder a su contabilización se arriesga a que termine con un costo o gasto de ejercicios anteriores si esa factura llega en el periodo siguiente, lo que es más relevante si se trata de impuestos con periodos gravables cortos como el Iva donde tenemos un periodo bimestral, o en la retención en la fuente donde tenemos un periodo mensual, que dan poco margen para esperar a que llegue la factura para contabilizarla.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. rfruto Dice:

    Me quedan muchas dudas sobre la fecha cierta para efectos de las declaraciones de iva y retenciones en la fuente. Se entiende por fecha cierta la que está en el documento y no la que estime el contribuyente. Por ejemplo, si un contribuyente, para disminuir su iva a pagar incluye iva descontable y luego le dice a su proveedor que le emita la factura de un servicio o bien gravado con fecha posterior. ¿Cómo la Dian puede rechazar este impuesto descontable, aduciendo que la fecha no corresponde con el periodo declarado? Otro caso puede presentarse con facturas emitidas a principios del mes de enero de un año determinado y que para disminuir el impuesto a la renta pueden incluirse como costos y gastos deducibles del año anterior aduciendo que el hecho económico ocurrió antes de la fecha de las facturas.¿Cómo puede la Dian rechazar estos costos deducibles debido a la fecha de los documentos?

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.