El riesgo de prestar las cuentas bancarias

Prestar su cuenta bancaria a familiares o amigos para realizar transacciones conlleva una serie de riesgos que se deben evitar.

Quienes somos contadores públicos, es común encontrarnos con contribuyentes en líos con la Dian por hacer este tipo de favores. Igual los abogados, quienes conocen de muchos clientes requeridos por la fiscalía para que expliquen transacciones económicas originadas en recursos provenientes de actividades delincuenciales.

Adicional al riesgo de terminar involucrado en una investigación penal por la utilización de dineros de origen ilícito, prestar la cuenta bancaria puede significar tener que declarar renta y hasta pagar impuestos y sanciones.

Nuestra legislación tributaria establece la presunción de ingresos por consignaciones, de suerte que si estas superan determinados topes en un periodo gravable (4.500 Uvt) se está en la obligación de declarar renta, lo cual puede derivar en el pago de impuestos y hasta intereses y sanciones.

La administración de impuestos, ha conceptuado que cuando se superan los topes de consignación, sin importar si se trata de ingresos propios o para terceros, se debe cumplir con la obligación de declarar, puesto que la ley hizo referencia al monto de consignaciones y no distinguió entre las propias y de terceros.

El prestar la cuenta bancaria a terceros, supone el riesgo de tener que declarar por ese sólo hecho.

Adicionalmente, es posible tener que pagar impuesto sobre esas consignaciones de y para terceros, si no es posible probar que no se trata de ingresos propios.

Como se puede ver, le corresponde al contribuyente probar a las autoridades (sea Dian o Fiscalía) que las consignaciones no corresponden a ingresos suyos, lo cual no es una tarea fácil, y de no probarlo deberá tributar sobre dichos ingresos, además de la posible configuración de enriquecimiento ilícito.

Cuando las personas a las que se les ha prestado la cuenta actúan de buena fe, no representaría mayor complicación el lograr probar el origen y destino de esos dineros, pero cuando es lo contrario, el proceso de probación será extremadamente difícil sino imposible.

Quienes utilizan a personas poco precavidas para mover dineros ilícitos, lo hacen precisamente para ocultar tanto el origen como los ingresos, por lo que se asegurarán de no quedar ellos implicados, sino que la responsabilidad sea del buen amigo que le prestó la cuenta, por lo que no tendrán reparos ni cargos de conciencia para negar cualquier cooperación con la victima en caso de una investigación, sino que al contrario se asegurará que sea la victima quien asuma toda la responsabilidad y las consecuencias.

Por salud, siempre que sea requerido para prestar la cuenta con el fin realizar importantes transacciones, se debe partir del principio que la otra persona no actúa de buen fe, y hasta no asegurarse del origen lícito de los recursos, no acceder a este tipo de peticiones.

No se debe olvidar, que así los dineros sean bien habidos, frente a las obligaciones tributarias la responsabilidad es la misma. Igual tendrá que declarar sobre esos ingresos.

Prepare su declaración de renta online en 30 minutos sin errores. Hágalo en ImpuestoCorrecto.com

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.