Tratamiento del Iva generado en cuentas incobrables

Algunos contribuyentes se preocupan por la imposibilidad de descontar el Iva generado en una venta que después resulta incobrable.

El artículo 492 del estatuto tributario, de forma expresa prohíbe descontar el Iva correspondiente a cuentas incobrables.

Si una persona vende a crédito, debe aún así pagar el impuesto a las ventas en el respectivo periodo.

Sucede mucho, que después de haber pagado ese Iva, el cliente no paga, y luego el contribuyente considera que es injusto no poder descontar ese Iva en la siguiente declaración de Iva.

Pero aunque en apariencia se trate de una situación injusta, no lo es, puesto que el contribuyente siempre tiene la oportunidad de recuperar ese Iva pagado y no recaudado.

Recordemos que el estatuto tributario ofrece la posibilidad para que el contribuyente pueda deducir de su renta las cuentas incobrables, cuentas en las que está incluido el Iva pagado y no recaudado:

Artículo 145. Deducción de deudas de dudoso o difícil cobro. Son deducibles, para los contribuyentes que lleven contabilidad por el sistema de causación, las cantidades razonables que con criterio comercial fije el reglamento como provisión para deudas de dudoso o difícil cobro, siempre que tales deudas se hayan originado en operaciones productoras de renta, correspondan a cartera vencida y se cumplan los demás requisitos legales.
No se reconoce el carácter de difícil cobro a deudas contraidas entre sí por empresas o personas económicamente vinculadas, o por los socios para con la sociedad, o viceversa.
Parágrafo. A partir del año gravable 2000 serán deducibles por las entidades sujetas a la inspección y vigilancia de la Superintendencia Bancaria, la provisión individual de cartera de créditos y la provisión de coeficiente de riesgo realizadas durante el respectivo año gravable.
Así mismo, serán deducibles de la siguiente manera las provisiones realizadas durante el respectivo año gravable sobre bienes recibidos en dación en pago y sobre contratos de leasing que deban realizarse conforme a las normas vigentes:
a) El 20% por el año gravable 2000;
b) El 40% por el año gravable 2001,
c) El 60% por el año gravable 2002;
d) El 80% para el año gravable 2003;
e) A partir del año gravable 2004 el 100%
Artículo 146. Deducción por deudas manifiestamente perdidas o sin valor. Son deducibles para los contribuyentes que lleven contabilidad por el sistema de causación, las deudas manifiestamente perdidas o sin valor que se hayan descargado durante el año o período gravable, siempre que se demuestre la realidad de la deuda, se justifique su descargo y se pruebe que se ha originado en operaciones productoras de renta. Cuando se establezca que una deuda es cobrable sólo en parte, puede aceptarse la cantidad correspondiente a la parte no cobrable. Cuando los contribuyentes no lleven la contabilidad indicada, tienen derecho a esta deducción conservando el documento concerniente a la deuda con constancia de su anulación.

Si bien es posible deducir el Iva pagado y no recaudado, este sólo se podrá hacer con la declaración de renta, declaración que se presenta cada año, mientras  que el Iva se debe pagar a los dos meses, lo cual de alguna forma puede afectar la liquidez del contribuyente.

Prepare su declaración de renta online en 30 minutos sin errores. Hágalo en ImpuestoCorrecto.com

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.