Intereses legales – Aunque no existe en la legislación laboral disposición alguna que determine su causación, el juez puede ordenar su pago

Una de las dificultades que deben sortear los jueces al momento de resolver sobre la pretensión del demandante de que se condene al empleador demandado al pago de intereses legales, es la ausencia de normas del trabajo que contemplen esa opción. 

Pues bien, obrando de conformidad con el método que hemos venido utilizando de tomar casos extraídos de la vida real para ilustrar nuestros conceptos, a continuación vamos a valernos del siguiente para desarrollar el tema que le sirve de título a esta columna.

Un trabajador demandó a su ex empleadora con el fin de que fuera condenada a pagarle una serie de conceptos laborales que según su dicho le había quedado debiendo al término de la relación laboral que los vinculó.

El Juez del conocimiento después de establecer la existencia del contrato de trabajo entre el demandante y la demandada condenó a ésta a reconocer y pagar los excedentes de: prima de Antigüedad; cesantías; intereses a las cesantías e indemnización por despido; así como el reconocimiento de los intereses legales a la tasa del 6% anual desde la fecha en que terminó el contrato de trabajo y hasta el día en que se cancelen las sumas de dinero objeto de condena.

El Tribunal al resolver el recurso de apelación formulado por la empresa, confirmó la sentencia del juez a quo.

Inconforme con la decisión del Tribunal, la empresa demandada acudió a la Corte Suprema de Justicia, vía recurso de casación. 

En su recurso, la demandada le reprochó al fallador de segunda instancia –en lo que interesa para efectos de este comentario- el haberla condenado al pago de los intereses legales apoyándose para ello en el artículo 1617 del Código Civil y 1º de la ley 52 de 1975,las que en su opinión no proceden para las acreencias laborales sino para aquellas de carácter civil en cuanto a la primera de las citadas, y las referentes a los saldos insolutos de cesantías en relación a la otra disposición aludida como, según lo señaló, lo ha determinado la Corte en innumerables fallos.

Textualmente dijo la entidad recurrente: “De manera que al fulminar la condena a intereses legales a créditos laborales, constituye una aplicación indebida de los artículos 1617 del CCC y del 1º de la Ley 52 de 1975, por lo que tal condena quebranta la ley sustancial porque no hay norma alguna en el ordenamiento jurídico colombiano que permita imponerla.

En su estudio la Corte empezó por precisar que: “la acusación en su formulación y desarrollo se dirige únicamente a establecer y demostrar el quebrantamiento del juez plural  a la ley sustancial que para condenar a la demandada a reconocer y pagar intereses sobre las obligaciones insolutas debidas al demandante ninguna disposición de orden laboral lo facultaba”

Y agregó:

De otra parte y si bien le asiste razón a la censura en cuanto a su alusión respecto a  la inexistencia de disposiciones del trabajo que determinen la causación de intereses en relación a las acreencias de tal carácter, no podría entenderse que dentro del espíritu de amparo y protección que subyace en el derecho positivo laboral la ausencia de formulación legal permitiera que a las obligaciones no canceladas al trabajador no se les reconociere los réditos que el ordenamiento jurídico consagra a los créditos de distinto orden como resultado de las propias reglas de la economía en cuyo ámbito, obviamente, se encuentran los trabajadores.

Y seguidamente advirtió:

En tal sentido no escapa que la regla acogida por el tribunal y a la que el recurrente no alude es la del artículo 19 del CST que le permite realizar la operación analógica destinada a integrar a dichos efectos las normas que regulen casos o materias semejantes con el propósito de proteger el derecho del trabajador de los efectos que le sobrevengan en razón al incumplimiento del empleador a su obligación de pagar las acreencias laborales de aquel.

No encuentra entonces la Sala reproche alguno en la aplicación del artículo 1617 del Código Civil que realizare el tribunal ante la ausencia de norma positiva de carácter laboral que lo facultara en virtud al implícito procedimiento analógico del que se sirvió a los fines de no menoscabar el derecho que declarara de la prestación pretendida.

En conclusión, al juez laboral le está permitido, con fundamento en lo previsto por el art. 19 del C.S. del T., aplicar el art. 1617 del C.C. y en tal virtud condenar al empleador al pago de los intereses legales.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. David Hernández dice:

    Buenos dias
    La presente es para consultar si tengo derecho a que el empleador me cancele los 30 dias de preaviso
    Tenía un contrato laboral de labor contratada.
    Ejercioendo las funciones de servicios generales en un conjunto residencial y me despidieron sin un previo aviso.
    La terminación del contrato fue el 31 de marzo de 2017
    Agradezco su valiosa orientación
    Muchas gracias

    • Alonso Riobó Rubio dice:

      ¿Cuántos años llevaba usted trabajando para ese empleador?
      ¿El despido se lo comunicaron en forma verbal o escrita?
      ¿Qué motivo adujeron para el despido?

      Responda esas preguntas y trataré de colaborarle.

      Alonso Riobó R.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.