La prescripción debe ser alegada

La prescripción ya sea adquisitiva o extintiva  no puede ser declarada de oficio, es decir, que quien pretenda beneficiarse de la prescripción debe alegarla, ya sea por vía de acción o de excepción, en la demanda como pretensión, o en la contestación de la demanda como excepción.

El juez puede declarar de oficio la prescripción.

Así lo tiene establecido en el artículo 2513 del código civil, el cual dice lo siguiente:

 «El que quiera aprovecharse de la prescripción debe alegarla; el juez no puede declararla de oficio.

La prescripción tanto la adquisitiva como la extintiva, podrá invocarse por vía de acción o por vía de excepción, por el propio prescribiente, o por sus acreedores o cualquiera otra persona que tenga interés en que sea declarada, inclusive habiendo aquel renunciado a ella.»

Cuando  una persona haya renunciado a la prescripción, pero por ejemplo un acreedor  esté interesado en que se declare la prescripción adquisitiva de dominio a favor del prescribiente, según lo estipulado en el segundo inciso del artículo 1513 del código civil adicionado por el artículo 2 de la ley 791 de 2002, el acreedor del prescribiente que renuncio podrá alegarla.

La renuncia de la prescripción puede ser expresa o tacita, se entiende por renuncia de la prescripción tacita, cuando el que puede alegarla reconoce el derecho del dueño o del acreedor, como se encuentra establecido en el artículo 2514.

La prescripción puede ser adquisitiva, que es aquella mediante la cual se gana el dominio de las cosas corporales, raíces o muebles por la posesión ininterrumpida ejercida sobre ellas durante el tiempo establecido ya sea para la prescripción ordinaria o la extraordinaria;  y la prescripción extintiva, en la cual se extinguen derechos y acciones por no ejercerse durante cierto el lapso del tiempo.

En conclusión siempre que una persona quiera beneficiarse ya sea de la prescripción adquisitiva o de la extintiva, debe alegarla, pues esta figura jurídica no puede ser reconocida del oficio como lo establece el código civil.

Igual sucede cuando con la prescripción de una obligación como en el caso de un contrato, letra de cambio o cualquier otro título valor, o una deuda por impuestos, como el de renta, vehículos, predial, etc.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter Compártalo en Whatsapp

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.