Bonificaciones y pagos extragales al trabajador deducibles en renta

Las bonificaciones y pagos extralegales que el contribuyente realice al trabajador son deducibles del impuesto a la renta.

Deducibilidad de los pagos laborales en el impuesto a la renta.

deducir-bonificaciones

Los pagos laborales directos o indirectos son deducibles del impuesto a la renta en la medida en que cumplan los requisitos generales y especiales señalados por el estatuto tributario, requisitos que se abordan en el siguiente artículo.

Deducción de salarios en el impuesto a la renta

Dentro de los pagos laborales se incluyen no solo los salarios y los conceptos expresamente señalados por la ley, sino aquellos pagos que se obliga a realizar el empleador en el contrato de trabajo, y aquellos pagos que realice al trabajador por mera liberalidad, como el caso de bonificaciones ocasionales.

Cualquier pago que retribuya directa o indirectamente al trabajador es deducible del impuesto a la renta, sólo que debe cumplir los requisitos que señala la ley como lo recuerda la sección cuarta del Consejo de estado en sentencia 19366 del 5 de octubre de 2016 con ponencia del magistrado Jorge Octavio Ramírez:

«De manera que todas aquellas erogaciones pagadas por el empleador al trabajador, que cumplan las condiciones señaladas en el artículo 128 del Código Sustantivo del Trabajo, vale decir, que se paguen de manera ocasional y por mera liberalidad para el buen desempeño de las funciones del trabajador y sin el ánimo de incrementar su patrimonio, las prestaciones sociales y en general todos los beneficios extralegales o pagos en especie respecto de los cuales se haya pactado por las partes que no constituyen salario, para efectos de su deducción, se les aplica el artículo 107 del ET.»

Es decir que todo pago que esté enmarcado dentro de los artículos 127 y 128 del código sustantivo del trabajo son deducibles del impuesto a la renta, en la medida en que cumplan con los requisitos del artículo 107 del estatuto tributario, que son la necesidad, causalidad y proporcionalidad del pago respectivo.

Requisitos para la procedencia de costos y deducciones en renta

Deducción de los premios otorgados al trabajador.

Las empresas suelen otorgar premios a determinados trabajadores por cumplir metas, premios que al estar vinculados a la generación del ingreso son deducibles del impuesto a la renta.

Así lo señala el Consejo de estado en la sentencia antes referida:

«Respecto de los argumentos expuestos por la DIAN en el sentido que estos premios no constituyen una retribución al servicio prestado y no cubren a la generalidad de empleados, la Sala no los comparte, porque ciertamente el incentivo para el cumplimiento de metas y el mejor desempeño del trabajador puede ser considerado como bonificaciones extralegales a favor de los  trabajadores, sin que constituya un requisito necesario que dicho estímulo se haga efectivo respecto de todos los trabajadores de la empresa.»

Un premio no es más que una bonificación, sólo que con un nombre diferente, y por tanto, cualquier bonificación que se otorgue a un trabajador para incentivarlo a ser más productivo, está contribuyendo a generar ingresos y por tanto son deducibles del impuesto a la renta.

Bonificación por retiro no es deducible del impuesto a la renta.

Según lo que hemos visto las bonificaciones pagadas al trabajador son deducibles del impuesto a la renta, pero si la bonificación se paga en ocasión al retiro del trabajador no es deducible.

Así lo señala la sección cuarta del Consejo de estado en sentencia 20347 de febrero 23 de 2017 con ponencia del magistrado Jorge Octavio Ramírez:

«La Sala precisa que independientemente de que se encuentre o no probado el pago de las sumas de dinero por retiro de empleados, llámese bonificación o indemnización, estas no son deducibles del impuesto de renta toda vez que se trata de una erogación que no incide en la productividad de la empresa.»

La bonificación deducible es la que se paga para trabajar y generar ingresos, no la que se paga para que el empleado no trabaje más y deje de generar ingresos.

Cualquier pago que se haga al trabajador en ocasión a su retiro diferente a salarios y prestaciones sociales, no se puede deducir del impuesto a la renta.

Requisitos para que las bonificaciones sean deducibles del impuesto a la renta.

Los requisitos que debe cumplir una bonificación para que sea deducible del impuesto a la renta, depende de si esa bonificación constituye o no salario.

Pagos laborales que no constituyen salario

Esto es importante porque si la bonificación constituye salario, además de los requisitos generales de las deducciones, se deben cumplir los requisitos específicos para los pagos laborales que son:

  1. Pagar aportes a seguridad social.
  2. Pagar aportes parafiscales.

Esos dos requisitos no son exigibles si las bonificaciones tienen la calidad de no constitutivas de salario, como lo recuerda la sección cuarta del Consejo de estado en la sentencia 19366 antes citada:

«En consecuencia, los pagos provenientes de la relación laboral que no constituyen salario, no hacen parte de la base para determinar los aportes parafiscales; por lo tanto, no les aplica el artículo 108 del ET para efectos de deducción en la renta.»

Si desde el punto de vista de la norma legal no es obligatorio el pago de aportes parafiscales y de seguridad social, tal pago no puede ser exigido por la norma tributaria.

Si la bonificación constituye salario naturalmente que se debe acreditar el pago de las seguridad social y los aportes parafiscales para que proceda su deducción.

El requisito de la retención en la fuente es aplicable a las bonificaciones indistintamente si son o no constitutivas de salario para efectos laborales, pues tal calificación laboral no tiene incidencia en el impuesto a la renta.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Gina Orrego Dice:

    Sobre la no deducibilidad de la indemnización por despido sin justa causa:
    Mediante Concepto No. 094762 del 28 de septiembre de 2000, la DIAN indicó que “(…) No hay duda de que el pago de las indemnizaciones por despido justificado o injustificado provienen de una relación laboral o reglamentaria, y todos los pagos provenientes de esta relación son deducibles, por existir relación de causalidad”. En aquella oportunidad el planteamiento de la DIAN fue absolutamente claro: en cuanto un pago provenga de una relación laboral, debe predicarse relación de causalidad, de manera que todos los pagos provenientes de dicha relación serán deducibles.
    Con ocasión de la expedición de la sentencia que ahora nos ocupa, se le preguntó a la DIAN si el referido concepto se encuentra vigente. En respuesta, mediante Oficio N° 060950 de 24 de agosto de 2010, la DIAN señaló que el referido concepto se encuentra vigente, y que, en relación con la sentencia 16877 de 2009 del Consejo de Estado, debe atenderse el art. 174 del Código Contencioso Administrativo.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.