Qué es la sucesión procesal

La sucesión procesal esta figura jurídica que se refiere a la continuación de un proceso que se cursa ante una instancia judicial por los herederos cuando una de las partes fallece, se declara ausente o interdicta.

Sucesión en los procesos judiciales.

Cuando una de las partes involucradas en el proceso judicial fallece, el proceso no termina allí, sino que se sucede en los herederos.

De conformidad con lo señalado en artículo 68 del código general del proceso, cuando uno de los litigantes de un proceso fallezca, se declare ausente o interdicto el proceso continuará con los herederos o cualquiera de los siguientes sujetos, dependiendo el caso:

  • El cónyuge.
  • El albacea con tenencia de bienes.
  • El curador.

El corresponde al abogado allegar el nombre de los sucesores procesales para continuar con el proceso, ya que el juez no lo puede hacer de oficio, y por supuesto se debe acreditar la calidad de sucesor procesal.

Cualquiera de las partes está legitimada para llamar a los sucesores procesales a fin de continuar con el proceso judicial.

Sucesión procesal en personas jurídicas.

La sucesión procesal aplica cuando fallece una persona natural, y cuando se liquida una persona jurídica que era sujeto procesal.

Cuando una de las partes es una persona jurídica y se extingue, se fusiona o se escinde quien adquiera los derechos debatidos (sucesor procesal) podrá comparecer al proceso para que se le reconozca el carácter de parte, pues la sentencia que se dicte en dicho proceso genera efectos sobre ellos, concurran o no.

Cuando se dé la cesión del derecho litigioso el cesionario podrá actuar en el proceso como litisconsorte del antiguo titular del derecho o sustituirlo si es aceptado expresamente por la parte contraria.

No se deber confundir la sucesión procesal con la responsabilidad subsidiaria o solidaria, que pueda tener un socio respecto a las obligaciones de la sociedad liquidada o extinta.

Sucesión procesal no procede en todos los procesos judiciales.

La sucesión procesal no es procedente en todos los procesos judiciales, como lo recuerda la Corte constitucional en la sentencia C-131 de 2003:

«La sucesión procesal es la regla general en el caso de la muerte de una de las partes dentro de un proceso. ella opera ipso jure, aunque el reconocimiento de los herederos en el proceso depende de la prueba que aporten de su condición.[8] ahora bien, existen procesos civiles en los que están en juego derechos personalísimos y en los que a la muerte de una de las partes no puede operar la sucesión procesal, como por ejemplo en los procesos de divorcio, de separación de cuerpos o de nulidad del matrimonio. en ellos la muerte de una de las partes implica la culminación de la actuación procesal. de tales casos es necesario distinguir, entre otros, los relativos a la responsabilidad fiscal, pues si su objeto es resarcir el perjuicio que con la gestión fiscal ha tenido lugar, esto es, siendo su interés patrimonial, la muerte del gestor fiscal no impide dicha finalidad, puesto que la respectiva acción persigue es el patrimonio de la persona y no a la persona misma.»

Por último, la sucesión procesal es distinta a la intervención de terceros que pueden hacerse parte del proceso judicial, como por ejemplo cuando alguien se hace parte como víctima de un proceso.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.