Recuerde que la indemnización por despido injustificado no es deducible del impuesto a la renta

El concejo de estado ha considerado que la indemnización por despido injustificado no es deducible del impuesto a la renta, como tampoco lo es la bonificación por retiro del trabajador por tener un componente indemnizatorio.

En reciente sentencia la sección cuarta del consejo de estado ha manifestado que tales conceptos no se pueden deducir del impuesto a la renta, por cuanto dichos pagos no son necesarios para generar ingresos.

Dice la sentencia 20347 de febrero 23 de 2017  con ponencia del magistrado Jorge Octavio Ramírez:

«La Sala precisa que independientemente de que se encuentre o no probado el pago de las sumas de dinero por retiro de empleados, llámese bonificación o indemnización, estas no son deducibles del impuesto de renta toda vez que se trata de una erogación que no incide en la productividad de la empresa.

Todo, porque esos pagos no obedecen a la contraprestación directa del servicio, que por lo demás ya terminó; sino, al resarcimiento de los perjuicios causados al trabajador por el incumplimiento del empleador de lo pactado en el contrato.

Es más sin dicho pago es totalmente viable producir la renta, ya que no es la causa del ingreso por el desarrollo de la actividad. Tampoco es un gasto normal o usual para producir o facilitar la generación de la renta.

Si bien son pagos que tienen el carácter indemnizatorio y en ellos debe incurrir el empleador cuando desvincula al trabajador por decisión unilateral37, el hecho que legalmente tuviera que pagar sumas de dinero por retiro de los trabajadores no las convierte en indispensables, porque la necesidad se debe dar frente al desarrollo de la actividad productora de renta.

Entender lo contrario implicaría otorgar un beneficio tributario a quien por su causa dio lugar al pago de la indemnización.»

Si bien el pago de indemnizaciones por despido injustificado no son directamente necesarias para generar renta en tanto se cancelan luego de terminado en contrato de trabajo cuando ya el trabajador no puede generar renta alguna, no se debe perder de vista que el pago de indemnizaciones es un riesgo inherente a todo negocio,  y el contribuyente para poder generar renta de la cual luego se financia el estado, debe correr ese tipo de riesgos, y ocurrido el riesgo debe el contribuyente asumir una doble carga económica: pagar la indemnización y pagar un impuesto de renta sobre ese pago por cuenta de la imposibilidad de deducirlo.

Se supone que los impuestos deben consultar la realidad económica del contribuyente y la costumbre comercial, y las dos cosas llevan al mismo camino: todo empresario está sujeto a tener que pagar indemnizaciones por despido injustificado en algún momento.

Entre una ley laboral garantista y un estado fiscalista el empresario debe luchar para sobrevivir, lo que le exige un especial cuidado en la gestión de sus negocios para evitar este tipo de pagos.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. MARIAM GARZON dice:

    Muy mal por que como dicen la realidad de las empresas en 2016 y 2017 ha sido retiros masivos y la mayoría tienen que pagar indemnización. Deberían mas bien trabajar en planes que reactiven la economía

  2. Luis dice:

    Ojo señores: los fallos del consejo de estado solo tienen efecto entre las partes. Y lo que cuenta es que todavía sigue vigente la doctrina de la DIAN del año 2000, ratificada en el año 2010, y que indica que todos los pagos originados de una relación laboral (incluida las indemnizaciones), sí son deducibles siempre que se sometan a retención en la fuente (ver también el art. 87-1 del ET)

    https://www.gerencie.com/indemnizacion-por-despido-injustificado-es-deducible-del-impuesto-sobre-la-renta.html

    http://www.dmsjuridica.com/CODIGOS/ESTATUTOS/EST%20TRIBUTARIO/ESTATUTO_TRIBUTARIO.htm#87-1

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.