Consecuencias de la temeridad o mala fe de las partes en el proceso

La temeridad y la mala fe de las partes y sus apoderados en las actuaciones procesales causan graves consecuencias si con ellas se perjudica a cualquier persona que haga parte del proceso; una actuación es temeraria cuando una de las partes o su apoderado procede de manera desleal pues no le asiste la razón para realizar ciertos actos procesales.

De acuerdo a lo establecido en el artículo 79 del código general del proceso se considera que se ha actuado con temeridad o mala fe cuando se incurra en cualquiera de las siguientes circunstancias:

  • Cuando se observe de manera obvia la carencia de fundamentos legales en la demanda, excepción invocada, recurso interpuesto, oposición o incidente, o si sabiendo la falsedad de los hechos estos se invocan como ciertos.
  • Cuando se aleguen calidades inexistentes.
  • Cuando se utilice cualquier actuación procesal tal como un incidente o un recurso con fines dolosos,  ilegales o fraudulentos.
  • Cuando por medio de acciones u omisiones se obstruya la práctica de pruebas.
  • Cuando se entorpezca por cualquier medio el desarrollo normal y expedito del proceso.
  • Cuando se hagan transcripciones o citas inexactas.

Cuando las partes actúen de mala fe o con temeridad respecto a los actos procesales que realicen dentro del proceso, y dichas actuaciones afecten a la otra parte o a terceros intervinientes,  responderán patrimonialmente por los perjuicios causados, ahora la temeridad se presume cuando la parte o el apoderado según el caso, incurra en cualquiera de las causales mencionadas con anterioridad, sin embargo esto no significa que la presunción no pueda ser desvirtuada por el interesado.

Solo hay lugar a indemnización por perjuicios causados cuando se ha actuado con mala fe o temeridad dentro del proceso, siempre y cuando se pruebe la conducta, en este caso el juez en la sentencia o en el auto que resuelva el incidente según el caso debe imponer la condena; a este tipo de responsabilidad también se encuentran  sujetos los terceros intervinientes que incurran en temeridad o mala fe.

Si tanto el apoderado como el poderdante actuaron con temeridad y mala fe la condena por perjuicios será solidaria; en caso de temeridad o mala fe por parte del apoderado es obligación del juez remitir a la autoridad competente copia de lo necesario para que se inicie la investigación disciplinaria contra este.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

3 Opiniones
  1. Dionicio Nuñez dice:

    resulta que un dueño de un perdió agrícola de 6 hectáreas, le hace cambio de uso y consigue su habilitación urbana con resolución de Alcaldía en el año 2003, pero para esto el titular de l predio urbanizado había dado poder poder por escritura publica a su primo o sobrino para realizar todo este tramite de titulación y habilitación urbana, pero sucede que el año 2004 fallece el titular, sin que tenga sucesión intestada, ni declaratoria de testamento alguno, el apoderado al ver que había fallecido el titular, el año 2007 tiene la idea de dar poder o transferir su poder una mujer y esta mujer con ese poder que provenía de un fallecido lo vende sus derechos y acciones a una inmobiliaria justamente creado eso diaz para luego a nombre de la inmobiliaria inscribir sus derechos en los registros públicos , para vender por lotes; sin embargo el año 2007 estos terrenos estaban ocupados por un UPIS o AAHH. , por lo cual la inmobiliaria inicio juicio de desalojo a unos a otros por reivindicatorio basado en la buena fe registral.... se puede denunciar por delito de mala fe procesal a la señora que vendió con un poder extinguido del muerto.

  2. Primante dice:

    Buen día, resulta que contraté con un maestro una obra de construcción por metro cuadrados, no hicimos contrato escrito todo fue de palabra y en buena fe. Yo le pague toda la obra pero el no término. un día cuando estaba trabajando él se cayó de la plancha que se iba a fundir, se rompió la clavícula y una costillas, como es de suponerse no estaba afiliado a seguridad social y yo no sabía que yo debía pagarle ARL, la urgencia la atendieron en el hospital como enfermedad general con la EPS subsidiada que él tiene, yo le pague unas citas en médico genera l y especialista (ortopedista), tomografías , radiografías y por ultimo él manifestó que le dolía el hombro a lo cual el especialista le solicitó una resonancia magnética para ver problemas en el manguito rotador, Pero este maestro no se ha querido dejar practicársela, van más de tres meses y él no ha asistido a las 4 citas que le he sacado en los centro de médicos por consiguiente si me ha solicitado mediante abogado que le pague $100.000.0000 y acusándome falsamente en el ministerio de trabajo que yo lo había contratado como empleado mío; para sacarme más plata. MI PREGUNTA ES, Lo puedo demandar por mala fe?, entre más tiempo el perderá más movilidad en el hombro y no me parece justo que por malas intenciones de él yo deba pagarlas.

  3. Oscar dice:

    Empreste un dinero a unos señores los cuales tenían un edificio que estaba hipotecado y la escritura con patrimonio familiar, pero sucede que lo vendieron y levantaron hipoteca y patrimonio en la misma escritura de venta. Mi pregunta es que si allí cabría demandarlos a los deudores por mala fe?
    Gracias.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.