Consorcios no se inscriben en el registro mercantil ni registras los libros de contabilidad en la cámara de comercio

Los consorcios, por no corresponder a una persona jurídica, no inscriben en el registro mercantil,  y en consecuencia, no deben registrar los libros de contabilidad en la cámara de comercio.

Si el consorcio lleva contabilidad y necesita su valor probatorio, cuanto menos para efectos tributarios, debe registrar sus libros de contabilidad en la Dirección de impuestos y aduanas nacionales (DIAN).

Así lo  ha reiterado la doctrina proferida por varias entidades del estado relacionadas con el asunto.

Una de ellas, más exactamente la Dian, en concepto tributario 041847 de agosto 8 de 2003 dijo:

(…)

Con ocasión de que se ha emitido por la Jefe Asesora de la Oficina Jurídica de la Superintendencia de Industria y Comercio, el Concepto número 021116115 del 7 de febrero de 2003, que señala en su tesis jurídica que los libros de contabilidad de los Consorcios y Uniones Temporales se deben registrar en la Administración de Impuestos Nacionales División de Fiscalización de Personas Jurídicas, y que la posición ha sido reiterada en el oficio número 2-104759 del 17 de marzo de 2003 de la Secretaría General de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio "Confecámaras", se sugiere la revisión del Concepto número 042416 del 25 de noviembre de 1999, emitido por este Despacho, donde se precisa que los citados libros se deben registrar en la Cámara de Comercio respectiva.

En síntesis, los fundamentos de la percepción de las entidades mencionadas para soportar su tesis, son:

-  El hecho de que los Consorcios y las Uniones Temporales no sean personas jurídicas.

-  No tienen obligaciones frente al registro mercantil.

-  No existe norma que expresamente establezca la obligación del registro de libros del consorcio en las Cámaras de Comercio.

-  Los consorcios y uniones temporales solo se consideran comerciantes si c onforman una sociedad mercantil que profesionalmente se dedique a alguna de las actividades que la ley considera mercantiles, por lo que no estarían obligados a inscribir sus libros en el registro mercantil, y, finalmente.

-  La ley solo obliga a la inscripción, clasificación y calificación de los mismos en el registro de proponentes.

En el concepto de esta Oficina, una vez analizada la naturaleza jurídica de estos entes se concluyó que de conformidad con lo dispuesto por el Decreto 2150 de 1995, en materia de registro mercantil, solamente se excluyen de la disposición general de que se sujeten al mismo, aquellos actos y contratos de los entes enunciados taxativamente por el artículo 45 de esa reglamentación y de las disposiciones que le adicionen o modifiquen.

Ahora bien, el artículo 774 del Estatuto Tributario dispone que tanto para los obligados legalmente a llevar libros de contabilidad, como para quienes no estando obligados lleven libros de contabilidad, estos serán prueba suficiente, siempre que reúnan entre otros los siguientes requisitos.

1. Estar registrados en la Cámara de Comercio o en la Administración de Impuestos Nacionales, según el caso.

Es decir que si no se está obligado a registrarlos en Cámara de Comercio se registran en la Administración de Impuestos Nacionales.

Los Consorcios y uniones temporales no dan origen a una persona jurídica distinta de quienes lo integran por cuanto estos mantienen su personalidad propia e independiente sin perjuicio de que para los efectos de contratación se obre de consuno mediante representante que para el efecto se designe: sin embargo, la unión de las entidades o personas consorciales no origina un nuevo sujeto del derecho con capacidad jurídica autónoma. (Sala Consulta y Servicio Civil. HCE. mayo 3 de 1995 exp. número 684 M.P. doctor Roberto Suárez Franco).

Los llamados "consorcios comerciales" captan y manejan dineros del público regulados de manera expresa por la Superintendencia de Sociedades, requiriendo para su funcionamiento de manera previa a la extensión de la escritura de Constitución resolución de autorización de la mencionada entidad según lo dispuesto por la Orden Administrativa 27 de 1994 de la Superintendencia de Notariado y Registro en desarrollo de los Decretos 1970 de 1979 y 1941 de 1986 y Resolución 2350 de 2002 de Superintendencia de Sociedades.

Los consorcios no comerciales normalmente se utilizan para contratos de construcción y no requieren formalidad distinta del contrato propiamente dicho sin que den origen a persona jurídica diferente de quienes lo conforman ya sea personas naturales o jurídicas quienes conservan su independencia jurídica.

(…)

Lo aquí expuesto aplica también para las uniones temporales, muy similares en su concepto a los consorcios.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.