Inicio » Derecho civil. » (22 / 12 / 2010 )

Fuerza mayor o caso fortuito

Tanto en la normatividad contable como tributaria, laboral y comercial, etc., es común encontrarnos con referencias a hechos catalogados o categorizados como de fuerza mayor o caso fortuito.

La responsabilidad, las consecuencias legales y sancionatorias, en determinadas situaciones pueden ser mayores o menores dependiendo de si los hechos sucedieron o no por fuerza mayor o casos fortuito, por lo que es preciso definir con exactitud que es fuerza mayor o caso fortuito, para poder evaluar en un momento dado la conveniencia o no de alegar esta figura.

Pues bien, la ley 95 de 1890, en su artículo 90 afirma:

“Se llama fuerza mayor ó caso fortuito, el imprevisto á que no es posible resistir, como un naufragio, un terremoto, el apresamiento de enemigos, los autos de autoridad ejercidos por un funcionario público, etc”.

La fuerza mayor o caso fortuito, por lo general libera a una o a todas las partes de un contrato, de pagar o responder por daños causados por el incumplimiento de una obligación, originado en un hecho constitutivo de fuerza mayor o causa fortuita.

No se puede confundir la fuerza mayor o caso fortuito con la negligencia o la incompetencia, puesto que sólo se puede considerar fuerza mayor y caso fortuito a aquellos hechos a los que no es posible resistirse o que no es posible advertir o preverse.

La jurisprudencia se ha pronunciado de forma reiterada sobre respecto:

(…)
‘Se ha sostenido que la institución del caso fortuito o de fuera mayor es originario del derecho romano, en donde, para explicarla, se hizo referencia a las inundaciones, las incursiones de enemigos, los incendios, el terremoto, el rayo, el huracán, etc. Más concretamente entendieron los romanos, por caso fortuito, todo suceso “que la mente humana no puede prever, o lo que, previsto, no se puede resistir. Tales son las inundaciones, las incursiones de enemigos, los incendios “(Quod humano captu preaevideri non potest, anut cui preaviso non potest resisti. Tales sunt aquarum inundationes, incursus hostium, incendia). 2. También, desde tiempos inmemoriables se viene controvirtiendo la distinción o, por el contrario, la equivalencia o sinomimia de los conceptos ‘caso fortuito” y “fuerza mayor”. Quienes se han ubicado en primera posición, han acudido, para destacar la diferencia, a varios criterios, así: a) A la causa del acontecimiento, o sea, el caso fortuito concierne a hechos provenientes del hombre; en cambio la fuerza mayor toca con los hechos producidos por la naturaleza; b) A la conducta del Agente, esto es, al paso que el caso fortuito es la impotencia relativa para superar el hecho, la fuerza mayor es la imposibilidad absoluta; c) A la importancia del acontecimiento, vale decir, que los hechos más destacados y significativos constituyen casos de fuerza mayor y los menos importantes, casos fortuitos; d) Al elemento que lo integra, por cuanto el caso fortuito se estructura por ser imprevisible el acontecimiento y, en cambio, la fuerza mayor por la irresistibilidad del hecho; y, e) A la exterioridad del acontecimiento, o sea, el caso fortuito es el suceso interno que, por ende, ocurre dentro de la órbita de la actividad del deudor o del agente del daño; la fuerza mayor consiste en el acontecimiento externo y puramente objetivo. Y, algunos de los que se ubican en este criterio, no le conceder efecto liberatorio de responsabilidad al caso fortuito sino a la fuerza mayor, como por ejemplo, Josserand y Adolfo Exner. 3. La jurisprudencia nacional no ha estado por entero ausente de la querella de distinguir el caso fortuito de la fuerza mayor, como quiera que, así no sea ese el criterio dominante en la doctrina de la Corte, sí ha sostenido en algunas ocasiones que si bien producen el mismo efecto, “esas dos figuras son distintas y responden a formas también muy diversas”. (Cas. Civ. de 7 de marzo de 1939, XLVII, 707) 4. Empero, el criterio más sólido y de mayor aceptación en el campo del derecho civil, es el de la identidad de concepto entre el caso fortuito y la fuerza mayor, tal como se desprende del texto del derogado artículo 64 del Código Civil y, de la forma como quedó concebido el artículo 1º. De la Ley 95 de 1890, que sustituyo a aquel. En efecto, la identidad de ambos conceptos, se pone de manifiesto, por lo siguiente: a) El derogado artículo 64 del C.C., decía: “Se llama fuerza mayor o caso fortuito el imprevisto o que no es posible resistir, como un naufragio, un terremoto, el apresamiento de enemigos, los actos de autoridad ejercidos por un funcionario público, etc”. Por su parte, el artículo 1º de la Ley 95 de 1890, establece: “Se llama fuerza mayor o caso fortuito el impresito [sic] a que no es posible resistir, como un naufragio, un terremoto, el apresamiento de enemigos, los actos de autoridad ejercidos por un funcionario público, etc”. Lo cual se traduce en expresar, en su recto sentido y alcance, como lo sostienen algunos disertos civilistas: que fuerza mayor es el hecho imprevisto a que no es posible resistir y, en igual forma, caso fortuito es el hecho imprevisto a que no es posible resistir; b) Que sería inexplicable y, algo más, un contrasentido, que el legislador definiera de idéntica manera dos nociones diferentes; c) que la conjución o empleada en la expresión “fuerza mayor o caso fortuito”, no es disyuntiva, o sea, no denota diferencia ni separa, sino por el contratio [sic] exterioriza o denota equivalencia. Y así lo ha entendido la Corte, como puede verse en fallos de 26 de mayo de 1936 (XLIII, 581) y 3 de agosto de 1949 (C.J. No. 2075, 585). 5. Cuando se creía superada la controversia sobre la diferencia o identidad de conceptos entre el caso fortuito y la fuerza mayor, vino la legislación comercial a dejar entrever que se trata de nociones distintas al establecer, dentro del contrato de transporte, que el transportador solo podrá exonerarse, total o parcialmente de su responsabilidad por la inejecución o ejecución defectuosa o tardía de sus obligaciones, “mediante prueba de fuerza mayor”, para agregar luego que “El caso fortuito que reúna las condiciones de la fuerza mayor se regirá por las reglas de ésta”. (Art. 992). Tal como quedó concebido el art. 992 del C. de Comercio, la fuerza mayor y el caso fortuito no responden a una noción unitaria. 6. Regresando al punto controvertido en el litigio, se tiene que según el artículo 1 de la Ley 95 de 1890, la fuerza mayor o caso fortuito se configura por la concurrencia de dos factores: a) que el hecho sea imprevisible, esto es, que dentro de las circunstancias normales de la vida, no sea posible contemplar por anticipado su ocurrencia. Por el contrario, si el hecho razonablemente hubiera podido preverse, por ser un acontecimiento normal o de ocurrencia frecuente, tal hecho no estructura el elemento imprevisible; y b) Que el hecho sea irresistible, o sea, que el agente no pueda evitar su acaecimiento ni superar sus consecuencias. En este preciso punto es indispensable anotar la diferencia existente entre la imposibilidad para resistir o superar el hecho y la dificultad para enfrentarlo. Porque un hecho no constituye caso fortuito o fuerza mayor, por la sola circunstancia de que se haga más difícil o más onerosa de lo previsto inicialmente. 7. Según el verdadero sentido o inteligencia del artículo 1º de la Ley 95 de 1890, los elementos integrantes del caso fortuito o fuerza mayor, antes reseñados, deben ser concurrentes, lo cual se traduce en que si el hecho o suceso ciertamente es imprevisible pero se le puede resistir, no se da tal fenómeno, como tampoco se configura cuando a pesar de ser irresistible pudo preverse. De suerte que la ausencia de uno de sus elementos elimina la estructuración del caso fortuito o fuerza mayor. Así lo ha afirmado la jurisprudencia patria al sostener que “Si el deudor, a sabiendas, se embarca en una nave averiada, que zozobra., si temerariamente se expone a la acción de sus enemigos o comete faltas que lo coloquen a merced de la autoridad; o no toma las medidas adecuadas que hubieran evitado la inundación de su propiedad, sin embargo de que se cumple un acontecimiento por su naturaleza extraño y dominador, no configuraría un caso fortuito liberatorio del deudor. Es que los caracteres esenciales del caso fortuito son la imprevisibilidad y la irresistibilidad. Por consiguiente, se está bajo el dominio de lo fortuito cuando el deudor se imposibilita totalmente para cumplir su obligación por causa de un evento imprevisible. Cuando el acontecimiento es susceptible de ser humanamente previsto, por más súbito y arrolador [sic] de la voluntad que parezca, no genera el caso fortuito ni la fuerza mayor”. (Sentencia de 31 de agosto de 1942, LIV, 377). Idéntica conclusión se ofrece, dice la Corte, cuando siendo imprevisible el acontecimiento, se le puede resistir. (Cas. Civ. de 26 de mayo de 1936, 584). 8. Sí solo puede calificarse como caso fortuito o fuerza mayor el hecho que concurrentemente contemple los caracteres de imprevisible e irresistible, no resulta propio elaborar un listado de los acontecimientos que constituyen tal fenómeno, ni de los que no lo constituyen. Por tal virtud, ha sostenido la doctrina nacional y foránea que un acontecimiento determinado no puede calificarse fatalmente, por si mismo y por fuerza de su naturaleza específica, como constitutivo de fuerza mayor o caso fortuito, puesto que es indispensable, en cada caso o acontecimiento, analizar y ponderar todas las circunstancias que rodearon el hecho. Precisamente la jurisprudencia nacional, teniendo en cuenta lo que se acaba de afirmar y los hechos que señala la ley como ejemplos de caso fortuito o fuerza mayor, ha afirmado que “el naufragio, el apresamiento de enemigos, los actos de autoridad, propuestos por el artículo citado (1º. De la Ley 95 de 1890), como ejemplos de casos fortuitos, no son siempre y en todo evento causas de irresponsabilidad contractual. Eso depende de las circunstancias y del cuidado que haya puesto el deudor para prevenirlos. Si el deudor a sabiendas se embarca en una nave averiada, que zozobra; si temerariamente se expone a la acción de sus enemigos o comete faltas que lo coloquen a merced de la autoridad; o no toma las medidas adecuadas que hubieran evitado la inundación de su propiedad, sin embargo de que se cumple un acontecimiento por naturaleza extraño o dominador, no congiruraría [sic] un caso fortuito.” (Sentencia de 31 de agosto de 1942, G.J. No. 1989. Pág. 376) De suerte que no existe un modelo ideal de fenómeno que sirva para determinar si un acontecimiento, considerado en forma abstracta y general, es o no caso fortuito o fuerza mayor, porque, se reitera, para concederle tal categoría, fuera de ser irresistible, debe ser imprevisible, lo que depende esencialmente de la forma como el acontecimiento se presenta, o sea, de las circunstancias que lo rodearon. Y precisamente en Francia, a raíz de la Segunda Guerra Mundial, se presentaron numerosos litigios, habiendo establecido la Corte de Casación, como criterio, que era necesario considerar cada caso en particular. 9. Con fundamento en lo antes expresado, tiene dicho la Corporación que “correspondiendo al sentenciador de instancia, en uso de la facultad discrecional que le compete respecto de la apreciación de las cuestiones de hecho, reconocer y verificar los elementos objetivamente constitutivos de la fuerza mayor o caso fortuito, mediante la debida ponderación de los elementos probatorios de la causa, no puede la Corte rectificar esa apreciación, mientras no resulte convicta de un error de hecho evidente”. (Cas. Civ. de 16 de Septiembre de 1961 T. XCVII Pág. 71)”. [Corte Suprema de Justicia, Sentencia del veinte (20) de noviembre de mil novecientos ochenta y nueve (1989)]
“Según el verdadero sentido o inteligencia del artículo 1º de la ley 95 de 1890, los elementos integrantes del caso fortuito o fuerza mayor (…), deben ser concurrentes (imprevisibilidad e irresistibilidad) lo cual se traduce en que si el hecho o suceso ciertamente es imprevisible pero se le puede resistir, no se da tal fenómeno, como tampoco se configura a pesar de ser irresistible pudo preverse. De suerte que la ausencia de uno de sus elementos elimina la estructuración de la fuerza mayor o caso fortuito…

Si sólo puede calificarse como caso fortuito o fuerza mayor el hecho que concurrentemente contemple los caracteres de imprevisible e irresistible, no resulta propio elaborar un listado de los acontecimientos que constituyen tal fenómeno, ni de los que no lo constituyen. Por tal virtud, ha sostenido la doctrina nacional y foránea que un acontecimiento determinado no puede calificarse fatalmente, por sí mismo y por fuerza de su naturaleza específica, como constitutivo de fuerza mayor o caso fortuito, puesto que es indispensable, en cada caso o acontecimiento, analizar y ponderar todas las circunstancias que rodean el hecho. [Corte Suprema de Justicia Sala de Casación Civil Sentencia de fecha noviembre 20 de 1989.]”. (Subrayado fuera de texto).

Respecto al alcance de los elementos constitutivos de fuerza mayor o caso fortuito, ha señalado la jurisprudencia:

“La doctrina y la jurisprudencia enseñan que los elementos constitutivos de la fuerza mayor como hecho eximente de responsabilidad contractual y extracontractual son: la inimputabilidad, la imprevisibilidad y la irresistibilidad. El primero consiste en que el hecho que se invoca como fuerza mayor o caso fortuito, no se derive en modo alguno de la conducta culpable del obligado, de su estado de culpa precedente o concomitante del hecho. El segundo se tiene cuando el suceso escapa a las previsiones normales, esto es, que ante la conducta prudente adoptada por el que alega el caso fortuito, era imposible de preverlo. Y la irresistibilidad radica en que ante las medidas tomadas fue imposible evitar que el hecho se presentara. (…) [Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, Sentencia de noviembre 13 de 1962. Estos criterios fueron reiterados mediante sentencia de la misma Sala de la Corte, en sentencia de mayo 31 de 1965].”.(Subrayado fuera de texto).
“…[la] imprevisibilidad del caso fortuito es una cuestión de hecho que el juzgador debe apreciar concretamente en cada situación, tomando como criterio para el efecto la normalidad o la frecuencia del acontecimiento, o por el contrario, su rareza y perpetuidad; si tal acontecimiento es frecuente, y más aún, si suele presentarse con cierta periodicidad, no constituye un caso fortuito porque el obligado razonablemente ha debido preverlo y medir su propia habilidad para conjurarlo, o bien abstenerse de contraer el riesgo de no creer que podría evitarlo; por el contrario, si se trata de un evento de rara ocurrencia, que se ha presentado en forma súbita y sorpresiva, hay caso fortuito, porque nadie está obligado a prever lo que es excepcional y esporádico. Pero, además, el hecho de que se trata debe ser irresistible. Así como la expresión caso fortuito traduce la requerida imprevisibilidad de su ocurrencia, la fuerza mayor empleada como sinónimo de aquélla en la definición legal, relieva esta otra característica que ha de ofrecer tal hecho: al ser fatal, irresistible, incontrastable, hasta el punto que el obligado no pueda evitar su acaecimiento ni superar sus consecuencias. Tampoco hay fuerza mayor o caso fortuito cuando el obstáculo, sin impedir el cumplimiento de la obligación, lo hace más difícil u oneroso que lo previsto inicialmente. [Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, Sentencia de febrero 27 de 1974]” (Subrayado fuera de texto).

Temas relacionados

Opinar o comentar (Recuerda que somos de Colombia)

18 Opiniones en “Fuerza mayor o caso fortuito”
  1. Germania dice:

    Me pueden ayudar, trabajo en el sector público en Ecuador y como Administrador de un contrato autorice ampliación de plazo por doce días en un contrato de adquisición de llantas, puesto que el contratista presento el documento de la DAV(aduanas) en el cual indica que la mercaderia se encontraba en el pais 1 mes antes del vencimiento del contrato, se le concedio la ampliacion por fuerza mayor y auditoria dice que no lo es.... como me pueden ayudar.

  2. jailer dice:

    hola,quisiera me ayudaran en mi problematica,ya que laboraba en una empresa donde pararon actividades por problemas comerciales,entre la multinacional y la operadora;y esta ultima aduse haber caso fortuito o fuerza mayor. por eso no nos cancela nuestros derechos laborales ase 8 meses y medio. les agradesco. MUCHAS GRACIAS

  3. Ginna Flórez dice:

    La Ley 90 de 1890 tiene tan solo 42 artículos y ustedes están citando un artículo 90.... el artículo correcto es el 1 de dicha ley que efectivamente establece "Se llama Fuerza mayor o caso fortuito, el imprevisto a que no es posible resistir, como un naufragio, un terremoto, el apresamiento de enemigos, los autos de autoridad o ejercidos por un funcionario público, etc.", les recomiendo realizar la imprecisión.... cordial saludo...........

  4. Ginna Flórez dice:

    La Ley 95 de 1890 tiene solamente 42 artículos, al que ustedes hacen mención es a un artículo 90, y el correcto es el 1 que establece:

    Articulo 1º.-Se llama Fuerza mayor o caso fortuito, el imprevisto a que no es posible resistir, como un naufragio, un terremoto, el apresamiento de enemigos, los autos de autoridad o ejercidos por un funcionario público, etc.

    Les recomiendo hacer la corrección de la imprecisión...

    Cordial saludo....

  5. Ginna Flórez dice:

    La Ley

  6. diana dice:

    quisiera me informaran tengo un cliente con unas estibas en calidad de alquiler, pero resulta que se inundaron y no nos quieren pagar el alquiler y tampoco nos devuelven las estibas, esta gente tambien sufrio inundaciones hace un año ellos dicen que es por fuerza mayor y caso fortuito pero si ya se habían inundado por q no tomaron las medidas correspondientes.

    quisiera me despejaran estas dudas.

    gracias.

  7. Marco Tulio M. O. Lima dice:

    En marzo de 2009comente sobre la jurisprudencia presentada, sin embargo el Sr. Miguel presenta una situación que esta directamente ligada a un supuesto contrato(administrativo), por lo que para comentar sobre el cuestionamiento presentado debemos conocer el alcance del supuesto contrato y documentos relacionados con el tema, sin embargo no veo relación entre caso fortuito, fuerza mayor con lo expuesto por el Sr. Miguel, pero es una opinión basada en los hechos presentado.

  8. miguel dice:

    mi pregunta es la siguiente en el 2003 declare unas retenciones en la fuente sin pago porque correspondían a unas obras de la alcaldía , las cuentas no me las pagaron a tiempo y los proveedores me embargaron y tampóco me pagaron unas mayores cantidades de obra por eso instaure una demanda a la empresa de servicios publicos, sufri amemazas contra mi vida por parte de unos proveedores tuve que irme del pais para protger mi vida, desde el 2005, la dian me inicia un porceso penal por agente retenedor en el 2006 y en el 20007 me condenan a 36 meses de prision, regreso al pais en el 2011 y me entero que tengo un proceso en curso para fallo sobre las retenciones del 2004, me tienen abogadod e ofiico y me comunico con el juez y me dice que ya no tengo derecho a allegar docuemntos porque la etapa procesal paso sus terminos, mi pregunta es la siguiente si el juez me da la segunda condena iria a la carcel por minimo 4 años ya que seria reincidente en el delito en los ultimos 5 años, pero mi consulta biene al caso para saber si tengo el derecho a allegar los docuemntos donde consta que instaure la denuncia de la amenaza de muerte y los emnargos que pesan en mi contra desde el 2004, saber si hay se comtempla la figura de fuerza mayor y caso fortuito como lo comtempla la ley, ya que yo en ningun momento me apodere de los dineros de las retenciones causadas ya que el dia que pagaron las cuentas estas se enncontraban embargadas .

  9. edwil dice:

    muchas gracias!!!

  10. MARIA dice:

    Buenas noches.

    Necesito saber: Que significa para ustedes causa fortuita?

  11. Carlos Alberto. dice:

    gracias!!!

  12. Carlos Alberto. dice:

    encuentro como diferencia sustancial entre caso fortuito y la fuerza mayor, el hecho de que el primero es una conducta que no se puede evitar pero que quizas si en cierto modo prevenir... y asocio mas el hecho del caso firtuito con las relaciones o situaciones que se puedan dar entre personas... de pronto el hecho de que una persona compre un pasaje a margarita a su agente viajero y este a sabiendas de que se pronostica una tormente justo para la fecha en que su cliente le pide el vuelo, se lo conceda... el no podia evitar la tormenta, pero sabia que esto pasaria y pudo prevenir a su cliente y no venderle el paquete, mientras que la fuerza mayor es del todo inevitable e impredecible... es decir no sabias que ocurriria ni mucho menos podias evitarlo para el momento de su existencia, y lo asocio mas con hechos de la naturaleza... por favor si alguien tiene algo que aportar para aclarar mis dudas gustosamente lo agradeceria.

  13. lola pantoja dice:

    Por ejemplo en mi caso; debido al atentado al palacio de justicia en Cali, el día 31 de Agosto de 2008...los juzgados no pudieron volver a laboral normal e indefinidamente...
    Precisamente para esa fecha yo me encontraba en el tiempo de contestación de la demanda... pero debido a "este caso de fuerza mayor o fortuito" no pude entregar la contestación de la misma, no se habían rehabilitado los juzgados todavía. Después de casi 6 meses sin un lugar oficial para funcionar se pronuncia la Alcaldía con un comunicado de prensa en el día 18 de febrero de 2009; informando de la rehabilitación de los juzgados y de las nuevas y oficiales direcciones.
    Al día siguiente (19 de febrero) mi abogado se acerco para confirmar lo del funcionamiento del juzgado que llevaba la demanda para poder ejercer mi derecho de defenderme en el proceso; y así confirmando el real funcionamiento del mismo...al día 20 de febrero se procede a entregar la contestación y nos encontramos con la sopresa de que el juez había dado su fallo ese mismo día del 20 (le dio de pronto mucha urgencia por fallar)en contra mía...declarando que deje vencer los términos de contestación de la demanda y demás...
    En este momento estoy con una tutela para impugnar ese fallo debido a que el juez violo el término de tiempo que me quedaba para responder la misma....
    Debido al atentado el proceso que se llevaba en mí contra quedo congelado y me faltaban por termino unos días para vencimiento de la contestación, pero los ignoro y fallo a si no mas después de que mi abogado se notifico...

    • silvana dice:

      quisiera saber si el hecho de estar hospitalizado 30 días (sin recibir ningún tipo de entrada económica), suspende el pago de las obligaciones con un banco.

      • sabrina dice:

        seguin el codigo civil: cuando se trata de una deudor al cual se le presrenta una fuerza mayor de no cumplir con su obligación se tarta de un inpedimiento temporal, entonces si se suspende el pago al banco por 6 meses paso este plazo, el deudor tiene que tener si bien una mejora y pagar ala banco y si por lo contrato fallecera la deuda pasa a los herederos.

  14. Marco Tulio M. O. Lima dice:

    El tema expuesto es interesante, que podrá ser considerando como jurisprudencia para determinados actos administrativos, sin embargo me gustaría conocer la aplicabilidad de lo expuesto en el Derecho Administrativo, específicamente en Contratos Administrativos.

    Marco Tulio Lima.

  15. belen dice:

    me gustria que hubiera un ejemplo de caso fortuito, ya se que es por casualidad, pero cual es caso en el delito de daño?

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.