Responsabilidad solidaria de los socios frente a las obligaciones tributarias

La responsabilidad solidaria de los socios de una empresa en materia impositiva, significa que éstos tienen que responder con su patrimonio por los impuestos que la sociedad le adeude al estado.

Hasta aquí no hay nada especial y diferente a la responsabilidad que tiene todo socio frente a las obligaciones que la empresa adquiere con terceros.

La gran diferencia en la responsabilidad solidaria tributaria de los socios, es que estos responden ilimitadamente según su participación en la sociedad.

En materia de impuestos, no existe la responsabilidad contemplada en el derecho comercial, según la cual, un socio responde hasta el monto de sus aportes. Este principio elemental no tiene validez alguna en relación con deudas tributarias.

Quiere decir esto, que un socio debe responder con su patrimonio por los impuestos que la sociedad adeude a prorrata de su participación, sin importar que el valor adeudado que le corresponde supere el monto de su participación en la sociedad.

Contempla el artículo 794 del estatuto tributario:

Responsabilidad solidaria de los socios por los impuestos de la sociedad.
En todos los casos los socios, copartícipes, asociados, cooperados, comuneros y consorciados, responderán solidariamente por los impuestos, actualización e intereses de la persona jurídica o ente colectivo sin personería jurídica de la cual sean miembros, socios, copartícipes, asociados, cooperados, comuneros y consorciados, a prorrata de sus aportes o participaciones en las mismas y del tiempo durante el cual los hubieren poseído en el respectivo período gravable.

Lo dispuesto en este artículo no será aplicable a los miembros de los fondos de empleados, a los miembros de los fondos de pensiones de jubilación e invalidez, a los suscriptores de los fondos de inversión y de los fondos mutuos de inversión, ni será aplicable a los accionistas de sociedades anónimas y asimiladas a anónimas

En el caso de cooperativas, la responsabilidad solidaria establecida en el presente artículo, sólo es predicable de los cooperadores que se hayan desempeñado como administradores o gestores de los negocios o actividades de la respectiva entidad cooperativa.

Esta situación desvirtúa en parte la razón de ser de aquellas sociedades en las cuales la principal razón para su constitución es precisamente la responsabilidad.

Muchos socios desconocen el alcance de esta norma, y se preocupan poco por la gestión tributaria de su empresa, ignorando el riesgo a que exponen a su patrimonio personal ante la posibilidad de asumir la responsabilidad solidaria frente a los impuestos dejados de pagar por la sociedad, lo cual puede significarle literalmente quedarse en la calle.

Como era de esperarse, esta norma fue demandada ante la Corte constitucional, quien mediante sentencia C-210 del 2000 la declaró exequible bajo una argumentación que resulta interesante consultarla.

Consulte: Cálculo del pago solidario de obligaciones tributarias

Actualización

Como lo expone Diego Fernando López [A quien agradecemos por la observación que nos ha permitido corregir el error], en el caso de las sociedades anónimas y demás excepciones contempladas en el artículo 794, lo contemplado en este artículo no se aplica, es decir, que estos socios responden de forma limitada hasta la concurrencia de sus aportes en la sociedad, lo cual hace suponer que a la hora de constituir una sociedad, la responsabilidad solidaria en materia tributaria es una variable muy importante que se debe tener en cuenta para decidir sobre que tipo de sociedad elegir.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.