Aceptación tácita de la factura

Uno de los requisitos para que la factura constituya título valor, es la aceptación por parte del comprador, aceptación que puede ser tácita cuando el último no lo hace de forma expresa, ya sea firmando la factura o mediante un documento aparte.

Qué es la aceptación tácita de la factura.

Se acepta tácitamente una factura cuando no se reclama contra su contenido durante el término que la ley concede, por lo que se sobreentiende que el beneficiario de la factura está de acuerdo con dicho contenido. Es algo así como la aplicación del adagio popular según el cual el que calla otorga.

Recordemos que existen dos formas de aceptar una factura; expresa y tácita.

La aceptación expresa ocurre cuando el comprador acepta expresamente la factura estampando su firma sobre el documento, o dando clic en el botón aceptar cuando se trata de una factura electrónica, que se suele enviar por correo electrónico, al que se adjunta un vínculo para aceptar o rechazar la factura.

La aceptación tácita de la factura ocurre cuando el comprador no la acepta expresamente, pero tampoco la rechaza en un término de 3 días como lo señala el artículo 773 del código de comercio en su tercer inciso:

«La factura se considera irrevocablemente aceptada por el comprador o beneficiario del servicio, si no reclamare en contra de su contenido, bien sea mediante devolución de la misma y de los documentos de despacho, según el caso, o bien mediante reclamo escrito dirigido al emisor o tenedor del título, dentro de los tres (3) días hábiles siguientes a su recepción. En el evento en que el comprador o beneficiario del servicio no manifieste expresamente la aceptación o rechazo de la factura, y el vendedor o emisor pretenda endosarla, deberá dejar constancia de ese hecho en el título, la cual se entenderá efectuada bajo la gravedad de juramento.»

Es decir que luego de 3 días hábiles de hábiles siguientes a la fecha en que se recibe la factura, la factura se entiende aceptada si el comprador no la rechaza, y es lo que se conoce como aceptación tácita.

Se precisa que los tres días hábiles se cuentan desde que se recibe la factura, no desde la fecha en que se expide, aunque por lo general coinciden, pero no siempre es así, puesto que en algunos casos la factura se recibe días después.

La aceptación tácita, pues, se configura por el simple paso del tiempo.

De lo anterior se desprende que el comprador o adquiriente cuenta con tres días hábiles para rechazar la factura, pues pasado ese tiempo ya no la puede rechazar al operar la aceptación tácita.

Facturación electrónica — Obligados y requisitos.Personas y empresas que están obligadas a expedir factura electrónica, procedimientos y requisitos para expedirla.

Aceptación tácita de la factura electrónica.

Hoy en día la factura electrónica se ha impuesto, y para que esta factura constituye título valor, también debe ser aceptada expresa o tácitamente.

Respecto a la aceptación tácita de la factura electrónica, el decreto 1074 de 2015 en su artículo 2.2.2.53.4 señala en su numeral 2 lo siguiente:

«Aceptación tácita: Cuando no reclamare al emisor en contra de su contenido, dentro de los tres (3) días hábiles siguientes a la fecha de recepción de la mercancía o del servicio. El reclamo se hará por escrito en documento electrónico.»

Es el mismo término de 3 días que contempla el código de comercio, agregando que el reclamo, si se hace, debe hacerse por escrito mediante un medio electrónico.

El facturador electrónico debe habilitar la opción para que el receptor de la factura electrónica acepte o rechace la factura electrónica, para lo cual el mensaje enviado deberá incluir las opciones o botones para el efecto.

Por ejemplo, uno de los facturadores electrónicos del mercado ofrece las siguientes opciones para que el receptor de la factura actúe en consecuencia:

aceptacion-factura-electronica

Si el receptor no realiza ninguna acción dentro de los 3 días hábiles siguientes opera la aceptación tácita de la factura electrónica.

Obsérvese que el decreto reglamentario señala que los 3 días hábiles de plazo se cuentan desde la fecha en que se recibe la mercancía o el servicio, y no desde la emisión de la factura, lo que supone un inconveniente porque hay empresas que emite la factura luego de haber entregado el producto o servicio.

En el caso del comercio electrónico que hoy en día está muy extendido, es normal que la factura sea enviada varios días después de haberse entregado el producto, cuanto se supone que ya ha pasado el tiempo para que opere la aceptación tácita, pero es obvio que no es posible rechazar una factura que no se ha recibido.

En nuestro criterio, el tiempo que se tiene para rechazar una factura electrónica es de 3 días hábiles a partir de la fecha en que el receptor la recibe, pues se repite, no es posible rechazar una factura no recibida, en razón a lo que señala el parágrafo primero del referido artículo:

«Se entenderá recibida la mercancía o prestado el servicio con la constancia de recibo electrónica, emitida por el adquirente deudor aceptante, que hace parte integral de la factura, indicando el nombre, identificación o la firma de quien recibe, y la fecha de recibo·»

La aceptación de la factura electrónica tiene dificultades como en los casos en que el receptor de la factura suministra un correo electrónico equivocado, o el correo de la notificación de la factura llega a la carpeta de correo no deseado o spam y el receptor no se notifica de la factura, lo que dará lugar a la aceptación tácita de la factura cuando esa no fue la intención del receptor lo que puede dar lugar a fraudes.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Al seguir navegando acepta su uso.