Daños y pérdidas de bienes causados por los trabajadores y las autorizaciones de descuentos por nomina

Otro de los temas que mayormente ocupa la consulta profesional y la intervención del Ministerio del Trabajo pero que coincidencialmente no con la misma recurrencia llega a la Justicia Laboral, es el que tiene que ver con los daños intencionados o no, producidos por el trabajador en las herramientas de trabajo, así como la perdida de mercancías o dineros colocados bajo su custodia y cuidado.

Son voces a gritos las que desde ya inveteradas evocaciones, nos indican que todas las entidades financieras y las grandes superficies hacen firmar a sus trabajadores en contacto físico con dinero, autorizaciones automáticas de descuento y toda una serie de garantías desde pagarés firmados con dos y tres firmas adicionales, así como en caso de descuadres considerables, hasta la constitución de garantías reales en respaldo del pago de dichas sumas, las que llegado el caso, por la simple sospecha de sospecha, hacen exigibles ante la mirada indiferente de propios, extraños e incluso de las paquidérmicas e inermes Autoridades del Trabajo.

Ahora, ni se diga de otros sectores de la economía, en los cuales, incluso antes de la firma del contrato de trabajo cuya copia nunca entregan al trabajador, hacen firmar a los trabajadores cartas de responsabilidad en las cuales asumen esta, por la perdida de bienes o productos incluso por caso fortuito, fuerza mayor y acción de terceros, autorizando previamente a sucederse los hechos le sean descontados de su salario y prestaciones sociales los valores a precios presente de lo que cuesten estos bienes o productos al momento de su perdida.

Otra practica quizás más aberrante, la constituye aquella en la que sin mediar esta suerte de documentación, ante una circunstancia similar, el empleador llama a descargos al trabajador y en una encerrona con jefe inmediato, abogado y hasta con policía amigo, lo hacen responsable de la perdida, constriñéndolo no solo a presentar renuncia voluntaria sino que se le hace firmar la liquidación del contrato junto con el recibo de pago en efectivo de sus prestaciones, pero en realidad no le entregan un peso, en la benevolencia que le están evitando salir esposado de la empresa con destino a la Fiscalía por ladrón.

Bastante se ha dicho y escrito frente a la prohibición a los empleadores reglada en el Artículo 59 del Código Sustantivo del Trabajo, por lo que no nos detendremos en esta oportunidad, pero si queremos hacer referencia a la "...previa autorización escrita..." del trabajador para afectar su salario, en la firme convicción que no pasa de ser una protección simbólica, si es que lo llegare a ser, ante la poca si no es que nula promoción de esta por parte de las Autoridades del Trabajo, y el abuso de la figura ante su parsimonioso intervenir.

Una filosofía proteccionista ágil del trabajador como extremo más débil de la relación laboral, debe rescatar, con especial pragmática vehemencia, como si lo hace la justicia laboral española, que:

"... los errores, las imprudencias, ni siquiera la mala fe del empleado, aun cuando hayan supuesto un perjuicio para la empresa facultan al empresario para descontar cantidad alguna de la nómina de forma unilateral. Así, los errores del empleado, aun cuando generen un perjuicio tangible a la empresa forman parte del riesgo empresarial por lo que dicho perjuicio correría exclusivamente a cargo de la empresa.

Ahora bien, cabe la posibilidad de que el contrato de trabajo incluya cláusulas traslativas de la responsabilidad del trabajador sobre los bienes de la empresa puestos a su disposición, estas cláusulas tampoco servirían para que el empresario pudiese aplicar un descuento a la nómina, pero favorece la llegada de un acuerdo extrajudicial empresa-empleado, y solo ese acuerdo escrito faculta a la empresa a realizar el descuento.

En todos los demás casos el empresario, si cree que debe cargar el perjuicio sufrido sobre el empleador y resarcir sus daños, deberá reclamar ante la jurisdicción competente por daños y perjuicios. Si obtiene una sentencia condenatoria podría descontar el importe de los daños que sería perfectamente descontable del salario por compensación de créditos.

Si cree el empresario que la conducta del empleado es una falta sancionable debe seguir los cauces marcados por la ley y convenio colectivo, pero eso no implica descuento en la nómina..."  Daños causados por trabajadores, ¿Procede su descuento del finiquito?

Dejamos el tema abierto como punto de inflexión, quizás vaya siendo el momento de revaluar en el contexto de hoy si esa "previa autorización escrita", debe permanecer, y de hacerlo, bajo que limites debería continuar.

Conozca nuestra Guía Laboral 2017

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

39 Opiniones
  1. gregorio dice:

    buenas noches una pregunta quisiera saber que procede cuando se pierde un dinero de mi sucursal sin estar yo presente como encargado , mi jefa solicito me mandaron de apoyo a otra sucursal se perdio dinero estando una persona que ellos contrataron, pero esta persona me manda un mensaje diciendo que no ira ya a trabajar pero ese dia estubo el solo en la sucursal , mi jefa me amenaza de meterme a la carsel por ese dinero pero ese dia yo no estube y deje el dinero con autorizacion de ellos que puedo hacer

  2. Diana Gomez dice:

    Buenas tardes, Contablemente como se debe causar ese daño para poderlo descontar de nomina?

    Gracias por su pronta respuesta.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.