Impuesto de normalización tributaria

La normalización tributaria es un impuesto complementario al impuesto a la renta cuya finalidad es permitir al contribuyente que normalice los activos que haya omitido, y se ponga a paz y salvo con el fisco.

Historia de la normalización tributaria.

normalizacion-tributaria

El impuesto de normalización tributaria fue introducido inicialmente por la ley 1739 de 2014 y aplicó para los años 2015, 2016 y 2017.

Posteriormente la ley 1943 de 2018 implementó el impuesto de normalización tributaria únicamente para el año 2019, y aunque dicha ley fue declarada inexequible, para cuando lo fue el impuesto ya había sido declarado, y en todo caso la Corte mantuvo la vigencia de dicha ley hasta finalizar el 2019.

Luego la ley 2010 de 2019 creó el impuesto de normalización tributaria para el año 2020, por lo que el estado sigue incentivando la formalización de los contribuyentes que han evadido impuestos por la vía del ocultamiento del patrimonio.

Sujetos pasivos del impuesto de normalización tributaria.

Los sujetos pasivos del impuesto de normalización tributaria son aquellos contribuyentes que tengan activos omitidos o hayan declarado pasivos inexistentes, o, dicho de otra forma, los contribuyentes que tienen activos sin declarar o han declarado pasivos que no tienen.

Es sujeto pasivo el contribuyente que ha declarado los activos, pero los ha declarado por un valor inferior al comercial, en los términos del artículo 59 de la ley 2010 de 2019:

«Cuando los contribuyentes tengan declarados sus activos diferentes a inventarios, objeto de las normalizaciones tributarias consagradas en la ley 1739 de 2014 o en la ley 1943 de 2018, por un valor inferior al de mercado, podrán actualizar su valor incluyendo las sumas adicionales como base gravable del impuesto de normalización.»

Declarar un activo por un valor inferior a real es otra forma de ocultar patrimonio que se pueda sanear con el impuesto de normalización.

El sujeto pasivo puede ser una persona natural o jurídica que sea contribuyente del impuesto a la renta.

Hecho generador del impuesto de normalización tributaria.

De acuerdo al artículo 54 de la ley 2010 de 2018, el impuesto de normalización tributaria se causa por el hecho de tener activos omitidos o pasivos inexistente al primero de enero de 2020.

El parágrafo único del artículo 54 de la ley 2010 define estos conceptos de la siguiente forma:

«Para efectos de lo dispuesto en este artículo, se entiende por activos omitidos aquellos que no fueron incluidos en las declaraciones de impuestos nacionales existiendo la obligación legal de hacerlo. Quien tiene la obligación legal de incluir activos omitidos en sus declaraciones de impuestos nacionales es aquel que tiene el aprovechamiento económico, potencial o real, de dichos activos. Se entiende por pasivos inexistentes, aquellos reportados en las declaraciones de impuestos nacionales sin que exista un soporte válido de realidad o validez, con el único fin de aminorar o disminuir la carga tributaria a cargo del contribuyente.»

Quien esté en esa situación a corte de enero 01 de 2020 debe declarar el impuesto de normalización tributaria, pero como se trata de activos y pasivos ocultos, el contribuyente puede continuar con su ocultamiento y no declarar dicho impuesto, teniendo presente que en caso de que la Dian los detecte la consecuencia será mucho más onerosa que el impuesto de normalización tributaria.

Base gravable del impuesto de normalización tributaria.

La base gravable del impuesto de normalización tributaria está considerada en el artículo 55 de la ley 2010 de 2019 y es básicamente el costo fiscal de los activos omitidos y los pasivos inexistentes, determinados de acuerdo a las reglas contendidas en el estatuto tributario.

La normalización tributaria aplica para cualquier activo omitido o pasivo inexistente, pero está dirigida básicamente para los activos poseídos en el exterior, para lo que se fijan algunas reglas acordes a esa realidad.

Así mismo, la base gravable se puede disminuir en un 50% si el contribuyente repatría los activos omitidos poseídos en el exterior conforme lo señala el parágrafo 2 del artículo 55 de la ley 2010:

«Cuando los contribuyentes tomen como base gravable el valor de mercado de los activos omitidos del exterior y, antes del 31 de diciembre de 2020, repatríen efectivamente los recursos omitidos del exterior a Colombia y los inviertan con vocación de permanencia en el país, la base gravable del impuesto complementario de normalización tributaria corresponderá al 50% de dichos recursos omitidos.

Se entiende que hay vocación de permanencia cuando los recursos omitidos del exterior repatriados e invertidos en Colombia, permanecen efectivamente en el país por un periodo no inferior a dos (2) años, contados a partir del vencimiento del plazo de que trata el inciso anterior.»

Esto equivale a un descuento la mitad del impuesto de normalización, pero exige la repatriación de dichos activos.

Tarifa del impuesto de normalización tributaria.

El impuesto de normalización tributaria es del 15%, que se aplicará sobre la base gravable. Esta tarifa está dada en el artículo 56 de la ley 2010 de 2019.

Esta tarifa es superior a las anteriores, pues en el 2019 fue del 13% e inició en el 2015 con el 10%.

Declaración y pago del impuesto de normalización tributaria.

Si bien se trata de un impuesto complementario al impuesto de renta, el impuesto de normalización no se declara junto a dicho impuesto, sino que se declarara de forma independiente, y el plazo máximo para declararlo y pagarlo es el 25 de septiembre de 2020.

Otros aspectos relacionados con el impuesto de normalización.

Cuando se declara un activo omitido o se excluye un pasivo inexistente el patrimonio del contribuyente se incrementa, por lo tanto, el artículo 57 de la ley 2010 deja claro que en tal caso no hay lugar a la comparación patrimonial ni a la renta por comparación patrimonial.

Renta por comparación patrimonial

Por su parte el artículo 58 de la misma ley señala que la normalización de los activos en ningún caso legaliza los activos de origen ilícito, de modo que la justicia podrá indagar el origen de los activos omitidos y el contribuyente tendrá que demostrar su origen lícito.

Recomendados.

Compártalo en Facebook Compártalo en Twitter
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y enviaremos a su correo nuestra información mas reciente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Eleazar Uribe Dice:

    Servicio excelente como siempre. Muy útil y muy clara la información
    Muchas gracias

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.