Tratamiento tributario de los gananciales

Lo que reciba el contribuyente por concepto de gananciales se considera como ingreso no constitutivo de renta ni ganancia ocasional.

Antes de continuar con la exposición del tratamiento tributario de los gananciales, es importante hacer una corta exposición sobre lo que es un ganancial.

En términos generales, son gananciales  lo que le corresponde a cada cónyuge una vez se  disuelve la sociedad conyugal. Es lo que queda del divorcio.

Cuando se disuelve una sociedad conyugal se procede a liquidarla, lo que implica el pago de los diferentes pasivos y obligaciones de la sociedad conyugal con cargo al patrimonio de la sociedad conyugal, y el saldo, o lo que quede, es repartido en partes iguales entre los dos cónyuges, y lo que le corresponda a cada uno es lo que se conoce como gananciales.

Para más información consultar el código civil colombiano, artículos 1820 a 1836.

Bien, respecto al aspecto tributario que nos interesa, dice el artículo 47 del estatuto tributario:

Los gananciales. No constituye ganancia ocasional lo que se recibiere por concepto de gananciales, pero si lo percibido como porción conyugal.

Los gananciales [que son muy diferentes a la porción conyugal sobre la cual hablaremos posteriormente], en su totalidad no constituyen ganancia ocasional y tampoco renta ordinaria,  por lo que no se tributa sobre este concepto.

Los gananciales, entonces, en un 100% no están gravados con el impuesto de renta ni con el impuesto de ganancia ocasional, puesto que no están sometidos a ninguna limitación legal.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.