Patrimonio bruto vs Patrimonio líquido

Constantemente nos encontramos con expresiones referentes a patrimonio líquido y patrimonio bruto. Veamos que significa cada uno de ellos.

Se entiende por patrimonio bruto la totalidad de los bienes y derechos de una empresa o contribuyente. Este conjunto de bienes y derechos es lo que conocemos como activos.

El patrimonio líquido es el resultado de depurar los activos restándole los pasivos. Se denomina líquido porque es en realidad lo que la empresa posee, ya que los pasivos son obligaciones con terceros, y parte de los activos están respaldando esas deudas, lo que en un momento dado puede entenderse que parte de los activos pertenecen a esos terceros, puesto que están respaldando una obligación y en un momento dado pueden ser exigidos como pago.

Bien sabemos que los activos están financiados mediante capital propio o de terceros, y la financiación de terceros es la que corresponde al pasivo de la empresa.

El patrimonio líquido es el resultado de lo que conocemos como ecuación patrimonial, que nos dice que el patrimonio es igual al activo menos el pasivo.

Fiscalmente, lo que se tiene en cuenta es el patrimonio líquido del contribuyente, puesto que es el patrimonio de que efectivamente dispone. Es sobre el patrimonio líquido que se calcula tanto la renta presuntiva como el impuesto al patrimonio.

El patrimonio líquido contable y fiscal difiere en algunos aspectos, debido principalmente a que la ley tributaria permite ciertos tratamientos especiales respecto de la depreciación y a algunos ajustes. Igualmente hay diferencia respecto a las valorizaciones puesto que éstas sólo tienen efecto contablemente más no fiscalmente.

El patrimonio es tenido en cuenta tanto por la misma empresa como por la administración de impuestos. Otro usuario muy interesado en el patrimonio líquido de una empresa es el sistema financiero, pues para éste es de gran importancia conocer la capacidad operativa y de generación de efectivo, que es un elemento básico para determinar la capacidad de pago de una empresa.

Aunque quienes financian a la empresa, les interesa que ésta posea un buen patrimonio para respaldar su inversión (créditos), lo mas importante para el acreedor no siempre es el disponer de suficientes activos para cubrir el crédito en caso que la empresa no pueda pagarlo, sino que lo más importante suele ser la capacidad del patrimonio (activos) de generar riqueza, que es lo que en últimas permite a la empresa pagar sus deudas.

Para un acreedor siempre es mejor que la empresa la pague su deuda a tener que embargar un activo que posiblemente no le será de ninguna utilidad.

Vemos pues que tanto el patrimonio bruto como el patrimonio líquido son de gran importancia para los diferentes usuarios de la información financiera de una empresa.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. lidy rodriguez dice:

    es una excelente información desde q estudio contaduría siempre me informo es ta pagina gracias

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.