Inmediatez entre la falta y el despido del trabajador depende del momento en que el empleador conozca la falta cometida por el trabajador

Es sabido que cuando un trabajador es despedido en ocasión a una falta que se le imputa, debe existir inmediatez entre el momento en que ocurre el hecho que se pretende sancionar con el despido, y la fecha de despido, esto con el fin de que no existe duda alguna y se evidencie que en efecto se trata de un despido justificado, que está directamente relacionado  con la falta cometida, pero para determinar esa inmediatez se debe considerar el momento o fecha en que el empleador se entera de la ocurrencia de los hechos que se constituyen en falta sancionable con la terminación del contrato de trabajo.

Como es natural el empleador sólo se puede enterar de la falta después de que el trabajador la ha cometido, y ello puede suceder poco tiempo después o incluso años después, de manera que para determinar esa inmediatez razonable que debe existir entre la falta y el despido, se debe considerar necesariamente el momento en que el empleador recibe la información.

Este es un criterio jurisprudencial de la sala laboral de la corte suprema de justicia de vieja data que es continuamente reiterado. Por ejemplo dice la sentencia 8226 del 25 de junio de 1996 con ponencia del magistrado José Roberto Herrera Vergara:

Respecto del tiempo que debe existir entre falta invocada y la terminación del contrato de trabajo es preciso tener en cuenta que la oportunidad del despido no se da en la simple relación entre la ocurrencia del hecho y la terminación del contrato de trabajo; también debe tenerse en cuenta el momento en que el empleador tiene conocimiento de la conducta censurable, así como el que se requiere para investigar los hechos.

Un caso típico donde el empleador se entera de la falta mucho tiempo después de ocurrida tiene que ver con la justa causa contenida en el numeral 1 del literal a) del artículo 62 del código sustantivo del trabajo:

El haber sufrido engaño por parte del trabajador, mediante la presentación de certificados falsos para su admisión o tendientes a obtener un provecho indebido.

Si el trabajador al optar a un cargo presenta un título falso, es muy probable que el empleador sólo se entere años después, y en ese casos no se puede alegar falta de inmediatez, pues esta se debe determinar en relación a la fecha en que el empleador se enteró de la falsedad incurrida por el trabajador.

Y la corte va un poco más allá, pues afirma que se debe considerar también el tiempo que se requiere para investigar  y probar los hechos, tiempo que en algunos casos puede ser bastante dependiendo del tipo de falta y de las circunstancias particulares de cada hecho.

Debido a dificultad ni la ley ni  la jurisprudencia han dado plazos precisos para determinar si existe o no inmediatez entre el despido y la comisión de la falta, sino que cada caso debe ser evaluado individualmente dentro de la razonabilidad y el sentido común.

Adquiera la Guía Laboral 2017 con el 40% de descuento.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.