¿Se requiere firmar la liquidación personalmente?

Por

¿Cuándo un trabajador se retira de la empresa debe firmar personalmente la liquidación para que la empresa la pague los valores adeudados?

Algunos lectores nos han comentado que han tenido experiencias en las que la empresa les exige que personalmente vayan hasta sus instalaciones para firmar la liquidación y así proceder a pagarle los valores resultantes, pero con el inconveniente que ya no se encuentran en la ciudad y se les imposibilita o dificulta  hacer tal diligencia personalmente.

Supóngase un trabajador que labró en Barranquilla y ahora se encuentra en Bogotá. Que la empresa le exige ir hasta barranquilla a firmar para poderle pagar la liquidación, parece un tanto absurdo.

Sin duda la empresa tiene razón en exigir que el trabajador personalmente firme la liquidación, pero no es necesario condicional la presencia física del empleado para pagarle lo que es suyo, cuando la ley no ha considerado tal obligación.

En nuestra opinión, hay formas diferentes para que la empresa logre la firma del empleado. Puede ser que le remita por correo los documentos y que el trabajador los regrese firmados.

Si la empresa teme que la firma sea falsificada o que el trabajador pueda alegar tal circunstancia en una futura reclamación, incluso puede exigir al trabajador que le regrese por correo los documentos firmados pero con la firma autenticada en la notaría, que es mucho mejor que hacerlo viajar grandes distancias.

Cuando el trabajador tiene dificultad para ir personalmente a firmar la liquidación, no está bien retenerle el pago de la liquidación sin antes buscar alternativas que faciliten al trabajador firmar los documentos del caso.

De otra parte, la empresa no tendría inconveniente en consignar al trabajador lo adeudado y luego procurar la firma de este, ya que la ley no establece como requisito que el trabajador tenga que firmar la liquidación para conseguir que la empresa le pague salarios y prestaciones adeudados a la terminación del contrato de trabajo.

Lo más importante para la empresa es poder probar que ha pagado al trabajador y con el recibo de consignación debería ser suficiente.

Otro asunto aparte es la firma de la liquidación que tiene un objetivo diferente, como es conseguir que el trabajador manifieste que la empresa le ha pagado todo según la ley, lo que no es garantía de que el trabajador no inicie una reclamación futura, si la liquidación ha sido incorrecta.

Conozca nuestra Guía Laboral 2018

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.