Residencia fiscal para efectos tributarios

Por

Para efectos tributarios, en especial frente al impuesto de renta, la residencia de los contribuyentes es un factor importante para determinar si una persona debe o no pagar impuestos en Colombia, o debe o no declarar renta.

La residencia fiscal determina las obligaciones tributarias que una persona pueda tener en el país.

La residencia fiscal aplica para toda persona natural que resida en el país y es relevante para los extranjeros que viven en el país, y para los nacionales que se han ido al exterior pero continúan teniendo vínculos en nuestro país.

¿Qué es la residencia fiscal?

La residencia fiscal es el concepto que permite determinar el vínculo que hay entre el sujeto pasivo de un impuesto y la facultad impositiva que tiene un estado respecto a ese sujeto pasivo.

En consecuencia, un estado sólo puede imponer tributos a quienes residen en su territorio, lo que en principio resulta obvio, pero luego no tanto si se trata de personas que residen en distintos países, o que tienen inversiones en distintos países, lo que se ha extendido con la globalización, por lo que se ha hecho necesario precisar las reglas y condiciones para determinar si una persona es o no residente en determinado país.

¿Se imagina que una persona pueda tener negocios en distintos países y en ninguno de ellos deba pagar impuestos? Para evitar que ello suceda es que se utiliza el concepto de residencia fiscal, algo que la OCDE ha tratado de estandarizar y que Colombia ha intentado recoger con los cambios que introdujo la ley 1607 de 2012 al tema de la residencia fiscal.

¿Qué implica ser residente fiscal?

Ser residente fiscal implica que la persona se convierte en contribuyente del impuesto a la renta, y por consiguiente debe cumplir con todas las obligaciones formales y sustanciales dentro del país.

Igualmente, ser residente fiscal implica que la persona deba declarar todos las propiedades y los ingresos que tenga dentro y fuera del país, de manera que si un extranjero es residente fiscal en Colombia, debe declarar los activos que tenga en Colombia y en el resto de mundo, al igual que debe declarar los ingresos que obtenga en Colombia y fuera del país.

Consulte: Ingresos de fuente nacional y fuente extranjera.

Igual sucede con los nacionales colombianos. Si un colombiano es residente fiscal en Colombia pero tiene propiedades en el exterior y genera ingresos en el exterior, debe declarar tanto los unos como los otros, estén dentro o fuera del país.

De manera que el estado dice: No importa quién sea usted, pero si es residente en mi terrario, me debe pagar impuestos por lo que tenga aquí y por lo que tenga en el resto del mundo.

Luego entran a jugar un papel importante aspectos como los tratados de doble tributación y descuentos tributarios por impuestos pagados en el exterior, pero es otro tema que no se aborda en este artículo.

Residencia fiscal en Colombia

¿Quiénes son residentes fiscales en Colombia? ¿Cuándo una un extranjero o un nacional se convierte en residente fiscal en Colombia?

La residencia fiscal en Colombia está regulada por el artículo 10 del estatuto tributario que fue modificado por el artículo 2 de la ley 1607 de 2012.

Requisitos para ser residente fiscal en Colombia

El artículo 10 del estatuto tributario contiene los requisitos para ser residente fiscal en Colombia:

«Se consideran residentes en Colombia para efectos tributarios las personas naturales que cumplan con cualquiera de las siguientes condiciones:

1. Permanecer continua o discontinuamente en el país por más de ciento ochenta y tres (183) días calendario incluyendo días de entrada y salida del país, durante un periodo cualquiera de trescientos sesenta y cinco (365) días calendario consecutivos, en el entendido que, cuando la permanencia continua o discontinua en el país recaiga sobre más de un año o periodo gravable, se considerará que la persona es residente a partir del segundo año o periodo gravable.

2. Encontrarse, por su relación con el servicio exterior del Estado colombiano o con personas que se encuentran en el servicio exterior del Estado colombiano, y en virtud de las convenciones de Viena sobre relaciones diplomáticas y consulares, exentos de tributación en el país en el que se encuentran en misión respecto de toda o parte de sus rentas y ganancias ocasionales durante el respectivo año o periodo gravable.

3. Ser nacionales y que durante el respectivo año o periodo gravable:

a) Su cónyuge o compañero permanente no separado legalmente o los hijos dependientes menores de edad, tengan residencia fiscal en el país; o,

b) El cincuenta por ciento (50%) o más de sus ingresos sean de fuente nacional; o,

c) El cincuenta por ciento (50%) o más de sus bienes sean administrados en el país; o,

d) El cincuenta por ciento (50%) o más de sus activos se entiendan poseídos en el país; o.

e) Habiendo sido requeridos por la Administración Tributaria para ello, no acrediten su condición de residentes en el exterior para efectos tributarios; o,

f) Tengan residencia fiscal en una jurisdicción calificada por el Gobierno Nacional como paraíso fiscal.

PARÁGRAFO 1. Las personas naturales nacionales que, de acuerdo con las disposiciones de este artículo acrediten su condición de residentes en el exterior para efectos tributarios, deberán hacerlo ante la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales mediante certificado de residencia fiscal o documento que haga sus veces, expedido por el país o jurisdicción del cual se hayan convertido en residentes.

PARÁGRAFO 2. No serán residentes fiscales, los nacionales que cumplan con alguno de los literales del numeral 3, pero que reúnan una de las siguientes condiciones:

  1. Que el cincuenta por ciento (50%) o más de sus ingresos anuales tengan su fuente en la jurisdicción en la cual tengan su domicilio.
  2. Que el cincuenta por ciento (50%) o más de sus activos se encuentren localizados en la jurisdicción en la cual tengan su domicilio.

El Gobierno nacional determinará la forma en la que las personas a las que se refiere el presente parágrafo podrán acreditar lo aquí dispuesto.»

¿Cuánto tiempo debo permanecer en el país para ser residente fiscal?

El tiempo de permanencia dentro del país es el requisito más importante para ser considerado residente fiscal.

El número mágico es 183 días, o mejor, 184 días, pues la norma habla de más de 183 días, lo que lleva a que con mínimo 184 días de permanencia en el país la persona se convierte en residente fiscal.

Si una persona permanece en el país por más de 183 días en un periodo de 365 días, se considera residente fiscal considerando lo siguiente:

  • Los 183 días pueden ser continuos o discontinuos, como cuando la persona está tres meses en el país, sale y a los dos meses regresa.
  • Esos 183 días no se consideran dentro de año calendario (enero – diciembre), sino dentro de un periodo de 365 días, que pueden ser todos en un mismo año, una parte en un año y otra en otro año. Ejemplo: de julio de 2017 a julio de 2018.
  • Si los 184 días recaen sobre dos años, la residencia fiscal inicia en el segundo año, que según el ejemplo anterior sería a partir del 2018.

En la siguiente gráfica se puede apreciar con más detalle el tema del tiempo de permanencia:

Infografia residentes fiscales

Aquí se puede observar que con solo cuatro días de permanencia en enero de 2018, la persona se convierte en residente fiscal en el 2018 y no en el 2017.

Lo anterior aplica tanto para nacionales como para extranjeros.

Otros requisitos para ser clasificado como residente fiscal

Los nacionales, es decir, las personas con ciudadanía o nacionalidad colombiana, se consideran residentes fiscales si el conyugue o compañero permanente son residentes fiscales.

Es decir que si el señor individualmente no sería residente fiscal, pero su esposa sí lo es, entonces el señor será residente fiscal así haya permanecido en el país por menos de 183 días.

Igualmente es residente fiscal aquel ciudadano colombiano cuando los ingresos de fuente nacional representan el 50% o más el total de sus ingresos.

Lo mismo sucede cuando el 50% o más de los activos del ciudadano están en el país.

Un aspecto relevante a señalar es que por el simple hecho de tener residencia fiscal en un paraíso fiscal, la persona se considera residente fiscal en Colombia sin importar el tiempo de permanencia en el país, y sin importar el porcentaje ingresos o activos con origen en Colombia.

Si una persona no puede acreditar la residencia fiscal en el exterior cuando la Dian así se lo exija, pasa a ser residente fiscal en Colombia, por lo que es preciso tener la documentación necesaria para probar las condiciones que se alegan para ser considerado como no residente.

Periodo fiscal cuando se adquiere la residencia fiscal

Como la residencia fiscal se adquiere una vez la alcanza 184 días de permanencia en el país, surge la duda respecto al periodo fiscal que le aplica.

Recordemos que el periodo fiscal en el impuesto a la renta es de un año calendario, esto es, desde el primero de enero hasta el 31 de diciembre, pero en el caso en que la residencia fiscal se configura una vez iniciado el año, surge la duda respecto al inicio del periodo fiscal.

Supongamos que en abril 20 la persona se convierte en residente fiscal. ¿Esa persona debe declarar los ingresos desde el 20 de abril o desde el 01 de enero?

La Dian ha considerado que en todo caso el periodo fiscal será el año calendario completo, de modo que si la personan adquiere la residencia fiscal el 31 de diciembre, tendrá que declarar todos los ingresos desde el primero de enero.

Esto es relevante por cuanto ello tiene incidencia en los descuentos tributarios por impuestos pagados en el exterior, ya que si se acepta que el contribuyente declare únicamente los ingreso obtenidos desde el día en se convirtió en residente fiscal, no podría descontar la totalidad del impuesto pagado en el exterior por cuanto aquel correspondería a un año completo, cuando aquí en Colombia estaría declarando una fracción de año.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.