Terminación del contrato de trabajo a término fijo

El contrato de trabajo a término fijo se termina cuando expira el plazo o término pactado, pero es necesario que la parte no interesada en continuar con el contrato notifique a la otra su decisión de no continuar con el mismo, lo que debe hacerse con una anticipación de por lo menos 30 días, de manera que si el plazo expira pero las partes guardaron silencio,  la relación laboral continuará por cuanto el contrato se renovará automáticamente por un tiempo igual al inicialmente acordado.

El contrato de trabajo a término fijo, por su propia naturaleza desde que se inicia se conoce cuál es su fecha de terminación, así que las dos partes en todo momento tienen claro hasta cuándo va el contrato de trabajo.

No obstante que desde que se firma el contrato a término fijo las partes han acordado un límite temporal, es preciso que antes de la finalización del contrato que la parte que no esté interesada en continuar con el contrato de trabajo, debe notificar a la otra su deseo de no renovar el contrato, y dicha notificación debe hacerla con una anticipación no inferior a 30 días calendario, tal como lo dispone el artículo 46 del código sustantivo del trabajo.

Es decir que el contrato de trabajo a término fijo lleva implícita una renovación automática, que se desactivará en el momento en una de las partes notifique a la otra su decisión de no renovar el contrato de trabajo.

Esta cláusula implícita de renovación, como se le podría llamar, aplica para para todos  los contratos a término fijo, excepto si la duración es de 30 días o menos. Consulte: Contratos iguales o inferiores a 30 días no requieren preaviso para su terminación.

Causales para terminar un contrato de trabajo a término fijo anticipadamente

Un contrato de trabajo a término fijo se puede terminar antes de que expire el plazo pactado si existe una justa causa, y si no existe justa causa también se puede terminar anticipadamente pero entonces será un despido injustificado y habrá lugar al pago de la respectiva indemnización.

Consulte:

¿Estoy obligado a renovar el contrato de trabajo a término fijo?

Como decíamos al principio, el contrato de trabajo termina cuando termina, y la ley no obliga a que el contrato de trabajo sea renovado, excepto si no cumple con el requisito de notificar anticipadamente la decisión de no renovar el contrato de trabajo. Consulte: Forma de contabilizar los días de preaviso para no renovar un contrato de trabajo.

Así, una vez expirado el término de duración acordado entre la partes, el empleador puede prescindir del trabajador sin que ello se pueda considerar como un despido, pues la ley, se repite, no obliga a que un contrato de trabajo a término fijo se renueve.

Se debe entender que cuando se pacta una duración definida, las partes han querido que la relación laboral llegue solamente hasta determinada fecha, y mal haría la ley en obligar a más a una persona. Téngase presente que  un contrato nace de un acuerdo de voluntades, por lo tanto no debe existir una imposición externa que violente esa voluntad y esa autonomía particular.

Empero, no se debe perder de vista que la corte constitucional, muy garantista ella, ha sentado jurisprudencia en el sentido de que la simple circunstancia de la terminación del plazo fijado en el contrato a término fijo no es razón para no renovar el contrato de trabajo, de manera que por vía jurisprudencial se ha impuesto al empleador la obligación de renovar un contrato contra su voluntad.

Sin embargo esta jurisprudencia sólo es útil  cuando el trabajador recurre a la acción de tutela, la cual es de uso restrictivo.

En un proceso laboral ordinario, generalmente se aplica la jurisprudencia emitida por la sala laboral de la corte suprema de justicia, y esta tiene una opinión contraria en el sentido que la expiración del plazo pactado es suficiente razón para no renovar un contrato de trabajo, que para eso es un contrato a término fijo, pues si las partes hubiera querido lo contrario habrían firmado un contrato indefinido.

Para la corte suprema de justicia la libertad contractual predomina incluso cuando existe una circunstancia que crea la figura de la estabilidad laboral reforzada. Consulte: Corte suprema de justicia reitera que el estado de embarazo no afecta el contrato de trabajo a término fijo.

Permitiéndonos un juicio de valor, valga afirmar que la relación entre empresa y trabajador no es más que una transacción comercial, donde unan parte presta un servicio y la otra paga por ese servicio, y de esa relación no debería derivarse ninguna obligación para el empleador de garantizar derechos constitucionales que le corresponden al estado garantizar.

Y es que a veces los jueces son demasiado garantistas sin considerar los intereses del empleador, que suele verse obligado a contratar empleados que no quiere en su empresa, y además imponen la carga al empleador de garantizar un mínimo vital cuando esa obligación debería ser del estado, a quien se le pagan los impuestos.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.