Despido del trabajador – Cuatro cosas que debe establecer el empleador antes de proceder al despido

Como lo recordarán los lectores, en días pasados se publicó en este portal un comentario (editorial) en el que se analizó si el despido debe ser inmediato o simultáneo con el hecho que lo ocasiona. Y la conclusión a la que llegó el editorialista es que la desvinculación del trabajador no debe ser inmediata ni tardía, puesto que entre la comisión de la falta y el momento del despido debe existir un tiempo razonable que se supone es el necesario para adelantar la respectiva investigación.

En la columna de hoy vamos a ocuparnos nuevamente del tema con el fin de complementarlo y de paso hacer algunas precisiones.

Empecemos por anotar que lo ideal es que el despido sea inmediato, entendiendo por tal cercanía cronológica más no simultaneidad, pues se trata de dos expresiones que en el lenguaje jurídico tienen significados distintos.

Sin embargo, existen casos en que las circunstancias demandan adelantar la investigación correspondiente a efectos de establecer básicamente cuatro cosas: la ocurrencia del hecho fundamento de la falta, la naturaleza del hecho,  la autoría del hecho y la responsabilidad del acusado.  O sea que para poder despedir al trabajador el empleador debe tener certeza de que el hecho imputado existió realmente, que a la luz de la ley ese hecho es causal de despido, que el trabajador encartado es el autor de ese hecho y que el trabajador no estuvo asistido de razones válidas para obrar en la forma que lo hizo.

Lo anterior, teniendo en cuenta que es posible que el hecho no haya ocurrido, o que haya ocurrido pero no sea considerado por la ley como falta, que el trabajador sindicado no sea el autor del hecho, o que existan razones de justifiquen o convaliden el obrar del trabajador.

1. La ocurrencia del hecho fundamento de la falta

Sobre el primer punto puede señalarse como ejemplo la siguiente situación: se pierde una herramienta o mercancía que estaba a cargo del trabajador, se acusa a éste de haberse apropiado de ella y luego aquella aparece. Otro ejemplo: al practicársele un arqueo al cajero de un banco se le determina un faltante, y luego se establece que el dinero corresponde a una operación no registrada o a un cheque que se había refundido entre otros papeles.

2. La naturaleza del hecho

Respecto al segundo punto: ocurre con relativa frecuencia que el empleador considera que una determinada conducta del trabajador es  causa suficiente de despido sin que la misma tenga tal entidad. Tomemos el caso de un trabajador que ante los gritos  del empleador responde en la misma forma, lo cual para el empleador comporta falta de respeto. Existe un dicho según el cual quien va a dar…va a recibir. Si el empleador le falta al respeto al trabajador, no puede esperar respeto y docilidad de parte de éste. Entre las obligaciones que la ley le fija al trabajador no está prevista la de someterse al maltrato y a vejámenes. Si bien el concepto de subordinación conlleva obediencia, ésta no comprende sumisión incondicional.

3. La autoría del hecho

Frente al tercer punto: es posible que el trabajador encausado no sea el autor de la conducta cuestionada. Veamos el siguiente ejemplo extraído de la vida real: un empleado de un banco logra conocer la clave que utiliza una compañera suya para acceder al computador que le ha asignado la empresa. En un momento determinado el trabajador ingresa al computador de su compañera y realiza una operación fraudulenta que conlleva un perjuicio dinerario para el Banco. Los órganos investigativos de la entidad establecen que la operación se realizó desde el computador de la empleada, que para realizarla se utilizó la clave y que ésta era de conocimiento exclusivo de la trabajadora. Los investigadores profundizan en el tema y finalmente logran establecer que el responsable es el compañero de la imputada.

4. La responsabilidad del acusado

Sobre el cuarto punto: el hecho sí ocurrió, la falta es causal de despido y se establece plenamente la identidad del autor, pero el actuar del trabajador estuvo asistido de razones válidas. Tomemos como ejemplo el siguiente caso extraído de la casuística judicial criolla: un empleador se compromete a entregar a un cliente de la empresa un pedido de 200 pares de zapatos, dicha entrega debe realizarse al día siguiente. El empleador llama al trabajador encargado de operar la máquina en la que se realiza la  confección de los zapatos y le da la orden de fabricarlos en el plazo acordado con el cliente. Al día siguiente llega el cliente a recoger el pedido pero éste no está listo porque el operario no atendió la orden que se le había impartido. El empleador, visiblemente descompuesto, le reclama al trabajador por no haber obedecido su orden. El trabajador le demuestra que tuvo que suspender la tarea debido a que la máquina estaba elaborando los zapatos con serios imperfectos,  que estuvo toda la noche tratando de arreglarla y que no lo logró. El empleador no tuvo más remedio que agradecerle al trabajador el haber incumplido la orden pues de no haber sido así el cliente habría rechazado la mercancía y las pérdidas para la empresa habrían sido cuantiosas.

Conclusión: el despido de un trabajador es una decisión que no se puede tomar a la ligera y menos aún al impulso de la ira, la arrogancia o la intemperancia. El despido es una tragedia para el trabajador y su familia, y a él solo se debe llegar después de haber agotado todos los demás  recursos disponibles.

Conozca nuestra Guía Laboral 2017

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

3 Opiniones
  1. pelao pelao dice:

    Al despedir un empleado de la rama judicial, quien ejercía la defensa, en juicios administrativos y llevaba mas de 100 procesos administrativos (reparación directa). cuando termina el poder?. La anterior pregunta, porque un año después del despido, los abogados de la oficina jurídica de la rama judicial no asisten a las audiencias y los jueces están sancionando al abogado que había sido despedido un año atras. GRACIAS.

    • Alonso Riobo Rubio dice:

      Cuando un abogado no puede o no desea seguir atendiendo la defensa de su cliente, debe necesariamente informar al juez sobre la cesacion de su representacion, salvo que el cliente le haya revocado el poder..

      • pelao pelao dice:

        Alonso, pero la pregunta es, cuando se es empleado del Estado y lo sacan del empleo, ya pierdes todas tus funciones y considero, que automáticamente, quedas por fuera del poder otorgado para atender casos de la entidad. Gracias y ojala me orientes un poco mas.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.